unicaja

Objetivos de difícil alcance

  • Rakocevic (Efes Pilsen) y Jaaber (Lottomatica), en problemas con sus respectivos clubes, son los escoltas que más gustan, pero ambas operaciones son costosas y de complicada culminación

Comentarios 2

El hechizo de Juan Dixon apenas ha durado un mes. Una bala muy bien utilizada por los responsables deportivos del Unicaja, con un rendimiento muy alto, ha tenido un uso efímero. Hay que volver al mercado, a rastrearlo. "Por número no hace falta otro jugador, otra cosa es que venga Kobe Bryant", afirmó Aíto en la rueda de prensa posterior a la victoria ante el Cajasol. O sea, el técnico no quiere mediocricades ni experimentos. O viene alguien muy bueno o prefiere quedarse con lo que dispone, ahora que regresan Gomis y Saúl Blanco.

El mercado, ya se sabe por la experiencia de haber permanecido atento a él continuamente durante casi toda la temporada, no ofrece gangas y las apuestas son arriesgadas. Los dos jugadores que más atraen al Unicaja son Igor Rakocevic (Efes Pilsen) e Ibrahim Jaaber (Lottomatica), pero ambos son objetivos de difícil alcance. Tienen el aval de su calidad, pero la complicación en las dos operaciones es alta.

Rakocevic, un ogro para el Unicaja en las pasada temporadas al que el Carpena no tiene en alta estima, vive en permanente conflicto con Ergin Ataman. El técnico del Efes no está teniendo una fácil gestión de los egos de un equipo con indudable calidad pero escaso de disciplina. La bronca en medio del partido en Tel Aviv entre los dos acumula visitas por internet. Las dos partes no están satisfechas, pero por medio hay un vínculo serio. Quedan, aparte de éste, dos años más de contrato, a razón de 1.7 millones de euros por temporada. Rakocevic ha visto disminuido su protagonismo en Estambul. En Euroliga juega 22 minutos, con 11.2 puntos y 2.5 asistencias de promedio, que se elevan hasta 15.6 tantos y 3.5 pases en la liga turca. La operación tendría un alcance más largo, no sólo hasta el final de temporada, porque el jugador tiene garantizada una alta suma para dos años más que el Unicaja debería asumir. Ha preguntado por él, pero la operación se ve "muy, muy difícil" en el seno del club. Y el Caja Laboral no le hace ascos a su repatriación. Tiene un problema transitorio Rakocevic. Al haber jugado ya en el Top 16 con el Efes no puede jugar en Euroliga con otro equipo.

Mientras, Ibrahim Jaaber también atraviesa problemas en su relación con la Lottomatica de Roma. En la Lega suma 14.4 puntos y 3.7 rebotes y en Euroliga, con su equipo ya eliminado, se quedó en 10.4 tantos y 4.4 rechaces. Es un base-escolta norteamericano, pero tiene pasaporte búlgaro. Puede jugar en Euroliga porque su equipo ya no está vivo, a diferencia de Rakocevic. El domingo anotó sólo dos puntos en 35 minutos en la derrota de su equipo ante el Avellino. La web encancha.com le relacionaba con el Maccabi -Pini Gershon le tuvo a sus órdenes en la selección búlgara-, aunque desde Israel se apunta que el equipo tiene problemas económicos que ya propiciaron la salida de Lampe rumbo a Kazan. Jaaber lleva tiempo en la agenda del Unicaja. Hace dos temporadas estuvo cerca de venir para relevar a Popovic cuando jugaba en el Egaleo griego. Llegó Terrell Castle.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios