Fútbol l Liga de Campeones

Obligado a dar un paso adelante

  • El Barça, primero del Grupo F, debe ganar al Rubin Kazan para afianzar su liderato

El Barcelona intentará afianzarse en el liderato del Grupo F con el partido ante el Rubin Kazan ruso, en teoría el rival más débil del cuadro. El equipo azulgrana pisa fuerte en Europa después de acumular cuatro puntos en dos jornadas y ahora está obligado a sumar tres puntos más ante el Rubin Kazan, y no sólo porque juega en casa.

El Barcelona no arrancó la temporada como finalizó la anterior, en la que se mostró imparable. Así, el pasado sábado empató sin goles ante el Valencia después de ofrecer un fútbol espeso, algo a lo que no se acostumbran sus seguidores. El Rubin Kazan se presenta como un equipo propicio para recuperar la senda del buen juego y de los triunfos, aunque el Barcelona muestra la prudencia propia de un compromiso de carácter europeo.

Además, todos recuerdan que fue capaz de empatar a un tanto ante el Inter, la prueba de que cualquier equipo de la Liga de Campeones puede hacer daño si el rival no presta la atención debida. La gran duda de Josep Guardiola, entrenador del Barcelona, es saber si podrá contar con Messi. El pequeño punta está acumulando muchos partidos en este inicio de temporada y se le vio agotado en el partido ante el Valencia.

Sin embargo, Henry tiene una molestia muscular y no puede jugar, por lo que quizá Messi vuelva a repetir titularidad. En cambio, se da por segura la presencia de Ibrahimovic, pues no jugó el sábado. Otra opción que maneja Guardiola es incorporar a la medular a Iniesta, junto al que propondría un centro del campo compuesto por Toure Yaya, Keita y Xavi.

El Rubin Kazan tiene como gran referencia al delantero argentino Alejandro El Chori Domínguez, un futbolista con indudable destreza en los lanzamientos de falta. Por contra, pierde por lesión al delantero Alexander Bukharov, su referencia en la punta y jugador seguido por buenos equipos europeos. También es conocido el defensa español César Navas, antiguo jugador del Málaga y el Racing de Santander, quien tiene un puesto asegurado en la zaga. No es difícil imaginar las claves del partido. Lo más probable es que se vea a un Barcelona acaparando la posesión del balón y a un Rubin Kazan replegado atrás y a la espera de lanzar algún contraataque.

El deseo del conjunto ruso es pasar los minutos sin encajar goles para intentar aprovechar los eventuales nervios de los locales. ¿Suficiente para sorprender al Barcelona?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios