Oro con sabor a Juegos para la selección danesa

La selección danesa sorprendió (19-21) a la anfitriona en la final del Europeo de balonmano, una Serbia que fue por detrás todo el encuentro, incapaz de superar la potente defensa nórdica y la presión de disputar el torneo en casa.

Dinamarca asentó su victoria en su potente retaguardia, asentada sobre su soberbio portero, Niklas Landin, y la actuación estelar de su estilete, un Mikkel Hansen que se fue hasta los 9 goles y se echó el equipo a la espalda en los momentos importantes. El título permite a Dinamarca, además, asegurarse un billete para los próximos Juegos.

La presión hizo mella en Serbia, que salió muy tensa a un rebosante Belgrado Arena, y no logró encontrar su juego en toda la primera mitad ante una Dinamarca que se apoyó en su asfixiante defensa y un Landin estelar.

Los daneses tampoco mostraban mucho acierto ofensivo, pero los tantos del siempre presente Mikkel Hansen y de Eggert les permitieron irse por delante al marcador (7-9) y la sensación de tener el partido controlado.

En la reanudación se mantuvo la tónica y 2 goles de Markussen dieron 4 de renta a Dinamarca (7-11). Pero Serbia no quería irse tan pronto y Nikcevic, Vuckovic y Toskic volvieron a apretar. Entonces apareció el poderoso brazo de Mikkel Hansen para volver a abrir brecha (12-16).

Un tanto de Vujin puso a Serbia a uno de la igualada pero Hansen volvió a emerger cuando su equipo más lo necesitaba para lograr tres tantos seguidos y frenar los sueños serbios de remontada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios