Ortega entrena al mejor equipo

  • El Veszprem que dirige el técnico malagueño es el único conjunto de los 24 que ha ganado los seis partidos También se ha clasificado para los octavos de final matemáticamente

Los títulos grandes se ganan en mayo o junio, época de decisión de las competiciones domésticas y continentales esenciales, como la Champions League o la Liga. Pero empiezan a amasarse desde el verano, con trabajos y resultados previos. Es lo que está haciendo el Veszprem húngaro que dirige con maestría Antonio Carlos Ortega.

El mítico ex jugador malagueño dirige, a mes de noviembre, al mejor equipo de Europa, el Veszprem. Disputadas seis jornadas de la Champions League, el húngaro es el único de los 24 clubes participantes en la mejor competición del mundo que ha ganado las seis jornadas disputadas. Venció en los seis encuentros por una media de ocho goles a favor. El último, el pasado sábado ante el Celje esloveno (27-26), el más ajustado de todos. El Rhein-Neckar Lowen alemán, el Zagreb croata, el Zaporozhye ucranio y el St. Petersburg ruso conforman el grupo de seis equipos que lidera el Veszprem con 12 puntos, por delante del Rhein-Neckar, con nueve. La visita a la temible pista alemana, que se producirá ya en febrero tras el parón para la disputa del Europeo (del 16 al 26 de enero en Dinamarca) es el escollo más complicado que le queda al equipo de Ortega para liderar el grupo y garantizarse ser cabeza de serie y tener factor cancha en el Top 16 (octavos de final). De hecho, tras la victoria ante los eslovenos es el único equipo que tiene asegurada de manera matemática ya su presencia en la siguiente fase, aún con cuatro partidos por disputar.

Pese a lo que dicen los números continentales, aún le queda margen de mejora al equipo de Ortega, que tiene máxima competencia en Hungría, donde su equipo ha tiranizado la competición durante muchos años. Perdió un encuentro ante el Szeged (23-22), el eterno segundo, que este año contrató al antiguo seleccionador español, Juan Carlos Pastor. Y marcha en una desconocida tercera posición, aunque previsiblemente hoy ascienda a la segunda si bate al Mezokovesdi, en partido atrasado.

De todas maneras, el objetivo final de Ortega y su Veszprem es estar en la Final Four, que acogerá un año más el majestuoso Lanxess Arena, con capacidad para 20.000 espectadores y que el 31 de mayo y el 1 de junio concentrará a los cuatro mejores equipos del continente en pelea por el cetro europeo. El año pasado el Veszprem se quedó a las puertas tras una eliminatoria muy polémica ante el Kiel alemán, en la que perdió los dos partidos por un solo gol. El objetivo de Ortega este año es derribar la puerta y apurar las opciones de reeditar como entrenador lo que consiguiera nada menos que seis veces como jugador en el Barcelona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios