Oxígeno para Ancelotti

  • Los jugadores escenificaron en Alemania su unión con el entrenador

El técnico del Real Madrid, Carlo Ancelotti, encontró oxígeno en su propio vestuario, que cerró filas en torno a un entrenador necesitado de apoyos. El conjunto blanco ganó el miércoles por 0-2 en el imponente estadio del Schalke 04 y dejó prácticamente cerrado su pase a los cuartos de final de la Liga de Campeones.

Aunque el juego del Real Madrid volvió a mostrar lagunas, un hecho destacó por encima de todos: nada más anotar el segundo gol, el lateral Marcelo se dirigió al banquillo y se abrazó a Ancelotti, algo que también hicieron el resto de futbolistas.

"Piña del equipo con Ancelotti", destacó el diario Marca sobre una fotografía con el abrazo de todos los jugadores. "Dedicado a Carlo Ancelotti", añadió As.

El abrazo público del equipo a su entrenador no pareció casual. Tampoco las declaraciones posteriores del central Pepe. "Somos una familia. El míster es como si fuera nuestro padre y por eso lo hemos ido a celebrar con él. Es un entrenador que nos ayuda a todos y estamos muy contentos con él".

Fue como si los jugadores reconocieran que Ancelotti pasa un momento incierto en el Real Madrid. Curioso en un entrenador que en mayo llevó al equipo hacia la conquista de su décima Copa de Europa, un título que el conjunto blanco no ganaba desde hacía 12 años.

Como el fútbol vive de sensaciones y resultados, pocos se acuerdan de los elogios recibidos por el equipo y el propio Ancelotti a finales del pasado año, cuando conquistó el Mundial de Clubes. Entonces, el juego de los blancos seducía y el Real Madrid acumulaba una racha histórica de 22 triunfos consecutivos, que además coincidía con las dudas abiertas en el Barcelona.

Más aún, la prensa se llenaba de informaciones que hablaban de una renovación inminente de Ancelotti y le preguntaban al respecto. "No se cuándo, pero se hará", dijo el italiano.

Pero llegó enero y el equipo bajó notablemente su rendimiento. El mal momento quedó escenificado el 7 de febrero, cuando el Real Madrid perdió por 4-0 ante el Atlético de Madrid y todas las miradas se dirigieron hacia Ancelotti. Ya no quedaba ni rastro de la renovación.

En el siguiente partido, ante el Deportivo de La Coruña, Ancelotti recibió abucheos de los hinchas blancos.

Con su solvente triunfo ante el Schalke 04, el Real Madrid ganó tiempo. También Ancelotti. Durante las próximas semanas, su equipo tendrá un calendario teóricamente benigno hasta el 22 de marzo, la fecha en la que jugará en el Camp Nou ante el Barcelona en un nuevo clásico de la Liga.

Ancelotti sólo espera que en las próximas semanas el equipo progrese, tanto táctica como físicamente, y recuperar a jugadores tan importantes como Luka Modric o Sergio Ramos, ambos lesionados.

El italiano sabe que el Real Madrid no vive del pasado, como bien claro lo dejó su presidente, Florentino Pérez, en un reciente acto público: "No hay tiempo para la autocomplacencia".

A su vez, el mandatario blanco recibió el miércoles un mensaje: los jugadores están con su entrenador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios