Palabra de Baptista

  • "Faltó intensidad, principalmente en los últimos 25 ó 30 metros faltó movilidad. Debemos tener las ideas más claras y salir al campo sabiendo lo que hay que hacer"

A Julio Baptista se le aguarda como agua de mayo. El brasileño, que desde el pasado martes ya se entrena con el resto de sus compañeros, tiene serias opciones de regresar a los terrenos de juego ante el Mallorca. Ha superado la operación de menisco de su rodilla derecha justo una semana antes de los plazos más optimistas que se habían marcado en el club y apunta hasta a hacerlo en el once inicial. Él es consciente de que el equipo le necesita. Por eso su predisposición: "Estoy preparado mentalmente, que es lo más importante de todo. A nivel físico sé que no voy a estar al ciento por ciento, pero con las ganas que tengo voy a intentar ayudar y hacer lo máximo para el equipo. Si el míster cree que tengo que jugar, yo estaré allí para ayudar".

Este ofrecimiento público fue el comienzo de la comparecencia de ayer del brasileño, que bien se podría calificar como una oda a la sinceridad plena, algo tan preciado por poco frecuente, sobre todo en la autocrítica. Se nota que sabe de qué está hablando y no le pone medias tintas: "¿Con el Deportivo? Faltó intensidad, principalmente en los últimos 25 ó 30 metros faltó movilidad. Debemos tener las ideas más claras y salir al campo sabiendo lo que hay que hacer. Esto va a ser clave para el sábado. Si entramos con esa mentalidad, tenemos posibilidad de ganar".

No es la primera vez que Baptista da una versión más fiel a la realidad que la típica y bien aderezada de la mayoría de protagonistas de este tinglado. Ya, según recordaba ayer la web eldesmarquemalaga, el 30 de enero se mostró crítico tras perder con el Zaragoza. "Tácticamente lo hicimos muy mal", "toca mejorar muchas cosas" y "hay que saber plantear muchas cosas", fue parte de su discurso. Igual hizo tras la derrota contra el Levante, en la conferencia de prensa que dio al regresar de Brasil tras su operación: "Ahora mismo hay que saber estudiar mejor los partidos y saber cómo ganarlos".

El siguiente es el del Mallorca. "Un partido clave para nuestra permanencia", según explica. "Yo espero un león. Luego, si viene un gato, mejor", dice sobre los bermellones, sin olvidarse del papel que juegan los aficionados, que vivió en primera persona la última jornada: "Yo estuve en la grada y la gente quiere que sus jugadores lo den todo, se sacrifiquen por el equipo y eso es lo que tenemos que hacer. La afición estará con nosotros. Si empezamos con un ritmo fuerte y marcamos pronto, la afición estará mucho mejor. Para que en la segunda parte no lleguen las prisas de fallar los pases y la gente esté impaciente porque el equipo no consiga jugar bien, eso es importante también".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios