Payne estará, Freeland, casi imposible

  • El americano descansó ayer y hoy intentará probarse; el inglés ya apoya y la inflamación bajó, pero cojea aún mucho

Tras el descanso dominical, el Unicaja regresó al tajo y era hora de evaluar el daño de las lesiones. Mark Payne sufrió durante el partido ante el UCAM Murcia una distensión de la falange del primer dedo del pie izquierdo. Fue una jugada rara, tras lanzar un tiro libre sufrió un agudo dolor en el dedo. Ayer se le dejó reposar y hoy realizará una prueba para comprobar si puede participar junto al resto de sus compañeros. La impresión de los doctores cajistas es que no habrá problemas para que pueda jugar el jueves ante el Real Madrid a tope de rendimiento.

La atención, obviamente, está puesta en Joel Freeland. Su tobillo izquierdo evoluciona progresivamente, incluso más rápido de lo previsto en el plazo inicial de 15 a 20 días dado por los médicos cuando se fastidió. El jugador ya apoyó ayer el pie y la inflamación se ha reducido notablemente respecto al día de la lesión, cuando asustaba bastante el tamaño de la bola que tenía en la articulación. Pero no lo suficientemente rápido como para pensar en estar ante el Real Madrid. Hoy tiene previsto hacer algún ejercicio de movilidad, pero el problema es que uno de los ligamentos del tobillo tenía un desgarro, el paso previo a la rotura. Es lo que hace el esguince de mayor entidad, en un paso previo a la rotura de ligamentos.

Chus Mateo no se ha mostrado muy partidario con anterioridad de forzar a jugadores en situaciones físicas precarias. Y la percepción es que Freeland no va a estar habilitado para entrenar el miércoles a un nivel decente antes del partido. Hay un cierto alivio porque en Euroliga sí se puede contar con Augusto Lima, una pieza más en la rotación interior. Evidentemente, la distancia entre el brasileño y el inglés a día de hoy es sideral. "De un día para otro", se responde en el club cuando se cuestiona sobre la fecha en la que Lima será llamado desde Madrid para recoger el DNI. Pero aún no hay la certeza. Mateo espera para cuadrar el equipo también en la Liga Endesa.

Otro lesionado es Álex Abrines, con una rotura de fibras. Ayer por la tarde ya realizaba bicicleta estática. Llegará muy justo, si lo hace, para jugar ante el Madrid, quizá sí pueda viajar a Manresa dos días después. Aunque no esté disponiendo de muchos minutos, es un elemento más para la rotación.

El equipo volverá a ejercitarse hoy en una sola sesión, en vez de las dos previstas inicialmente. El Madrid ya está en el horizonte y el propósito es preparar con mimo un partido que marcará la suerte del Top 16. Desgraciadamente, sin todos los efectivos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios