Pekovic, trabajo fino para Archibald

  • Omar Cook, compañero suyo en Montenegro, le define como "el mejor en su puesto" de Europa

En la época de los pívots altos y polivalentes de prodigiosa muñeca, Nikola Pekovic (Bijelo Polje, Montenegro, 1986) supone una especie de involución, de regreso al pasado. Es alto (2,10 metros), pero su valor se mide en su hercúlea fortaleza. Anota más del 90% de los puntos a menos de dos metros de la canasta o, en su defecto, desde el tiro libre. Su aspecto rudimentario confunde. Capaz de acabar perfectamente con las dos manos, su duelo con Robert Archibald supone uno de los atractivos del encuentro de hoy. Ninguno de los dos rehúye a la pelea, son orgullosos y defienden su territorio. Cien kilos largos colisionarán cada vez que uno de ellos reciba un balón. Saltarán chispas.

Pekovic es el nombre más novedoso en la constelación de estrellas que es el Panathinaikos. Está en boca de la plantilla del Unicaja. Su MVP en la primera jornada del Top 16 cosechado ante el equipo en el que se crió, el Partizan, ponen sobre aviso (28 de valoración, 14/15 en tiros libres, una tara habitual). Y si en el seno del cuadro malagueño hay alguien que le conoce bien, ése es Omar Cook. Aparte de medirse a él en varias ocasiones en el apasionado y peligroso derbi de Belgrado entre Partizan y Estrella Roja, Cook coincidió este verano con él en la selección de Montenegro. Pekovic escogió jugar con su país de origen una vez se escindió de Serbia pese a tener la opción de seguir con una selección de un potencial teóricamente más elevado. Y su mejor socio en el pasado Preeuropeo fue el base del Unicaja, que se deshace en elogios hacia Pekovic. "Es el mejor de Europa en su posición. Tenerle a él bajo canasta hace más fácil la vida de un base. No conocía a otros jugadores de Montenegro, pero una de las razones que me impulsó a obtener la nacionalidad fue jugar con él. Lo había sufrido tantas veces en el Partizan cuando yo estaba en el Estrella Roja... Jugamos tantas veces que al final nos hicimos amigos", decía en la página web de la FIBA este verano.

En aquella primera vuelta del Preeuropeo B, Montenegro arrasó con cuatro victorias por 20 puntos de media. Pekovic fue el máximo anotador y reboteador del equipo, Cook el máximo asistente. Muchos de sus pases tuvieron como destinatario al que hoy es su rival, que sobrepasó a otros talentos de su promoción más dotados técnicamente para hacerse un hueco entre los mejores interiores del continente. Para Cook, el mejor de todos los de la Euroliga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios