Pendiente de una llamada

  • El entrenador y director deportivo, Juan Ramón Muñiz, ya ha entregado al club la lista de posibles incorporaciones para el mercado invernal, que ahora está únicamente a expensas de su viabilidad

Con tiempo suficiente, como ocurriera durante la planificación de la plantilla de esta temporada, el Málaga está trabajando para lo que supondría poner la guinda a un sabroso pastel en este mercado invernal que se cierra cuando expire el próximo 31 de enero. Juan Ramón Muñiz, el entrenador y director deportivo del club, ya ha facilitado a los dirigentes una lista con los jugadores susceptibles de ingresar en la nómina blanquiazul. En la plantilla hay tres fichas libres, incluida una de extracomunitario, y el asturiano querría, por este orden, contratar -principalmente a modo de cesión- a un mediocentro organizador y a uno defensivo. Ahora, todo está en manos de los dueños de la entidad, cuyo principal hándicap es la situación económica del club, que continúa en su proceso concursal.

Las finanzas del Málaga aún no son lo boyantes que aspiran sus dirigentes, por lo que de la lista que ha elaborado Muñiz, con seguridad, tendrán que caerse los candidatos que supongan un mayor gasto. Por suerte, la temporada que está haciendo el equipo no obliga a la menor de las urgencias, por lo que, si no se puede invertir lo suficiente como para traer un jugador que Muñiz considere válido para completar una plantilla con la que está muy contento, no vendrá nadie.

De lo que sí que son conscientes en la entidad blanquiazul es de que esta es una gran ocasión para cerrar la configuración del plantel, pues saben perfectamente que en los casi seis meses que quedan de competición pueden ocurrir imprevistos que complicaran el objetivo del ascenso, como lesiones y sanciones, que tan bien encaminado tiene el equipo con los 40 puntos sumados en las 20 jornadas disputadas.

Vistos todos los puntos expuestos anteriormente, el preparador malaguista sabe que no va a ser una tarea fácil conseguir dos refuerzos, por lo que se daría por satisfecho si en el periodo invernal viene un jugador. El problema es que los más asequibles son los que no están jugando, por lo que vendría sin ritmo, y los que cuentan con minutos cuestan dinero.

Éste es el caso de un jugador como Cleber, mediocentro del Nacional de Madeira portugués, al que sigue Muñiz desde la pasada temporada y que adelantó el interés AS la semana pasada. En el caso opuesto figurarían hombres como el jugador del Murcia Bruno y el del Almería Cabrera. Lo cierto es que la incógnita se tendrá que desvelar en estos días y que Muñiz es el primero que espera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios