Liga Endesa El Morabanc Andorra vence al Unicaja (66-60)

Pepu es ahora el objetivo

  • El Unicaja descarta la opción de esperar a Aíto García Reneses hasta después de los Juegos Olímpicos y centra todos sus esfuerzos en cerrar la contratación del ex seleccionador, con quien ya conversa

Comentarios 7

El divorcio entre el Unicaja y Scariolo escenificado el pasado viernes tenía como trasfondo el inminente matrimonio del club malagueño con Aíto García Reneses. Todo estaba preparado. Remuneración y años incluidos. Eso, al menos, es lo que se pensaba desde Los Guindos, que llevaba meses trabajándose al entrenador madrileño. Pero se entrometió la Federación, que tuvo mayor poder de seducción, y dejó al Unicaja compuesto y sin novio. En los últimos días, el club cajista había luchado por salvar una relación imposible, barajando incluso un pacto a tres bandas que terminara con Aíto en Málaga después de la disputa de los Juegos Olímpicos. Había que mantenerlo todo en secreto, durante tres meses, y confiar en que tras probar el caramelo de la selección española Aíto cortara por lo sano y cambiara de pareja en septiembre. Demasiado complicado.

El Unicaja ha desestimado finalmente esa opción, valorando la dificultad de llevar a cabo una planificación con el futuro técnico inmerso en la preparación de unos Juegos y la puesta en escena que seleccionador y Federación llevaron ayer a cabo en la presentación del primero. Aíto fue tajante al ser cuestionado por un posible acuerdo con el equipo malagueño para la próxima temporada. "No pienso en proyectos de más largo plazo y sí volcarme en lo que pasa en este momento. No me preocupo por el futuro. En años anteriores también se especulaba con la posibilidad de cambiar de club y yo daba el cien por cien a una realidad y una mejor no puede haber sino dirigir a España", aseguró. Postura ratificada por su nuevo jefe, José Luis Sáez: "No existe ningún pacto para que Aíto deje el equipo al término de los Juegos Olímpicos como se ha especulado en algunos medios de comunicación".

El Unicaja emprende por tanto su plan C. Tras decidir la no continuidad de Scariolo y ver cómo se ha escapado Aíto, la entidad de Los Guindos centra todos sus esfuerzos en atar a Pepu Hernández, curiosamente el técnico que de manera indirecta ha impedido el fichaje de Aíto con su salida de la selección. El nombre del ex seleccionador ha estado ligado a la actualidad del club cajista desde que el mismo momento en que anunció, durante la celebración de la Final Four de Madrid, que abandonaría el equipo nacional después de la cita de Pekín. Desde la Federación se filtró de manera interesada un supuesto acuerdo entre Pepu y el Unicaja. Y desde entonces los rumores no han cesado.

Fuese o no verdad, lo cierto es que la opción de convertir a Pepu Hernández en entrenador del Unicaja no ha sido una realidad fehaciente hasta ahora, después de desvaratarse el fichaje de Aíto. El club malagueño ya ha mantenido los primeros contactos con el madrileño y, según ha podido saber este periódico, las negociaciones marchan por buen camino.

Es la nueva apuesta de Berdi Pérez y Juanma Rodríguez, directores general y deportivo, para comenzar la era post Scariolo. Tras los acontecimientos acaecidos en los últimos días es el objetivo de una cúpula deportiva que está en entredicho dentro del Consejo de Administración, parte del cual era partidario de la continuidad del italiano. Todo indica que Pepu será el nuevo entrenador cajista, aunque vistos los precedentes no conviene sentenciar con rotundidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios