Picardía de Juanmi en un naufragio colectivo

  • En una noche horrible, el de Coín dejó un gol de listo y Kameni una gran parada Hasta Camacho desentonó.

No fue una noche para buscar culpables en el plano de la autocrítica. Prácticamente nadie estuvo a la altura, apenas hubo acciones que elogiar. Entre el naufragio, queda el tanto de Juanmi, que puso temporalmente por delante al Málaga en una jugada en la que le robó la cartera a David Navarro, un defensa bien curtido en la élite. Igualmente, Kameni, que no había estado muy acertado en la falta que Barral transformó en el empate, inmediatamente después dejó una espectacular parada ante un cabezazo de Kalu Uche a bocajarro.

Aunque todos estuvieron en un tono gris, cabe diferenciar al grupo de los que al menos intentó dar soluciones, por más que no lo consiguieran. Como los Samus. Puro contraste su noche ante el Valencia y la de ayer, si bien sus fallos llegaron por no ejecutar bien las ideas que buscaron. O Amrabat, que se movió por los tres flancos del ataque persiguiendo hacer daño en la defensa granota. Weligton fue el único rescatable de una zaga desastrosa.

De hecho, si hasta Camacho, muy mermado físicamente tras una semana sin entrenarse casi, no tiene el día, poco más se puede añadir. El más denostado fue Sergio Sánchez, que empezó con una pérdida absurda ante Barral y coronó su negra noche con un penalti tonto ante Xumetra llegando tarde al corte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios