Positivopornandrolona

  • La FIBA comunicó ayer la suspensión provisional de Juan Dixon, que ha sido apartado de la disciplina del Unicaja a la espera del resultado del contraanálisis

Monta un circo y le crecen los enanos. Pocas veces un dicho se ajusta tanto a la realidad como en el caso de esta frase hecha y el transitar del Unicaja por la temporada 2009/10. Juan Dixon, el componente de mayor talento de la plantilla, el jugador que se ha convertido desde su llegada en el máximo anotador del equipo y en su mayor referente ofensivo, ha dado positivo en un control antidopaje por nandrolona y ha sido suspendido provisionalmente por la FIBA. Se acaban los calificativos para relatar las desgracias que asolan al equipo malagueño.

El jugador pasó el control antidopaje en cuestión el pasado 5 de noviembre, sólo unos días después de su llegada al Aris de Salónica y antes de un partido contra el Panathinaikos. Hace unos días Dixon recibió la comunicación de que había dado positivo por parte de la Federación Griega y el laboratorio que realizó el análisis y ayer la FIBA comunicó al Unicaja la suspensión provisional del jugador.

El escolta, según ha explicado al club malagueño, tomó en Estados Unidos antes de fichar por el Aris un complejo vitamínico para fortalecer su musculatura sin saber que la nandrolona era uno de sus componentes. En su país, donde existe mucha más permisividad, es algo habitual pero en Europa no está permitida. Fuentes del club aseguraron ayer a este periódico que el norteamericano "está hundido" y que si el control se le hubiese realizado unos días después probablemente la sustancia dopante ya no hubiese aparecido en su sangre.

El uso de la nandronola tiene como efecto principal el aumento tanto en el tamaño como en la fuerza del músculo y su consumo está muy perseguido. A lo largo de la historia han sido muchos los deportistas a los que se ha relacionado con este esteroide anabolizante, entre ellos los atletas Linford Christie, Dieter Baumann, Merlene Ottey, Daniel Plaza, la malagueña Dana Cervantes, David Martínez, David Meca, y los futbolistas Pep Guardiola y Carlos Gurpegui, aunque alguno de ellos demostraron después su inocencia.

Ahora el protagonista es Juan Dixon. "En el momento en que el club ha tenido conocimiento de la suspensión provisional impuesta por la FIBA ha adoptado la decisión de apartar el jugador de la disciplina del equipo, hasta que la FIBA adopte una decisión definitiva sobre este asunto, una vez se realice el contraanálisis que el jugador ha solicitado", explica el Unicaja en un comunicado emitido en la tarde de ayer. El contraanálisis ya ha sido solicitado pero se estima que su resultado no se conocerá hasta dentro de un mes aproximadamente. En caso de confirmarse, el jugador podría hacer frente a una sanción de dos años de suspensión. "El Club Baloncesto Málaga exige a sus profesionales que actúen de acuerdo con los valores éticos que caracterizan al espíritu deportivo como son el juego limpio, la honestidad, la salud, el trabajo en equipo y el respeto a las normas y las leyes sin que tenga cabida en esta organización ninguna actuación contraria a estos valores", añadía la nota pública del club cajista.

El Unicaja aguardará al resultado del contraanálisis, pero trabaja ya con la opción más que posible de no poder volver a contar con Juan Dixon. Lo más probable es que no se siga ejercitando y se centre en la defensa de su inocencia. El club, por tanto, vuelve a ver cómo se queda coja una de sus posiciones y, desde hoy, volverá a fijarse en el mercado en busca de una alternativa que supla su ausencia hasta el final de la temporada. Tras Taquan Dean y Juan Dixon, el Unicaja vuelve a sondear el mercado de escoltas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios