Powell reina en París sin Bolt

  • El jamaicano brilla en los 100 y la cita depara un festival de mejores marcas y varios reveses relevantes

Asafa Powell aprovechó la ausencia de Usain Bolt en la reunión de París de la Liga de Diamante para acaparar buena parte de las miradas con su triunfo en 100 metros con 9,81, y el francés Jimmy Vicaut, con 9,86, igualó el récord de Europa del portugués Francis Obikwelu. Ante 41.112 espectadores en Saint Denis, el jamaicano impuso su jerarquía ante la baja de Bolt. Powell protagonizó una magnífica salida y no dio opción. Ganó con 9,81, con lo que se acercó al estadounidense Justin Gatlin, el más rápido del mundo este año (9,74). Vicaut completó un hectómetro brillante para igualar la plusmarca continental de Obikwelu, que data de 2004. El estadounidense Michael Rodgers completó el podio con 9,99.

La reunión deparó un festival de mejores marcas mundiales y derrotas de ilustres. La más señalada fue la del pertiguista Renaud Lavillenie, que ante su público no pudo mantener su racha de triunfos en esta reunión, al acabar quinto con unos discretos 5,71. El griego Konstantinos Filippidis se impuso con 5,91 y completó el festival heleno sobre la pértiga, ya que antes su compatriota Nikoleta Kiriakopoulou había vencido en féminas con 4,83, mejor marca mundial.

Otro revés significativo fue el de la neozelandesa Valerie Adams en peso. Llevaba 56 pruebas seguidas ganadas y su reaparición se saldó con derrota. La campeona olímpica y mundial vio cómo en París se terminaban cinco años de dominio indiscutible. Quinta con 18,79, estuvo lejos de la alemana Schwanitz (20,31).

El intento de récord del mundo en los 5.000 femeninos quedó en eso. El inicio fue demasiado lento, por cuanto las liebres no cumplieron con el ritmo necesario, así que la prueba quedó en un duelo¡ entre Aimaz Ayana y Genzebe Dibaba. La primera pagó el esfuerzo cuando la segunda ofreció un cambio descomunal al toque de campana que le reportó el triunfo con un crono de 14.15,41, cuarta marca de todos los tiempos.

El qatarí Mutaz Barshim, considerado como uno de los grandes aspirantes a acabar con el récord mundial de altura de Javier Sotomayor, tendrá que esperar. Incluso perdió en París, donde no pudo con 2,32. La victoria fue, con esa marca, para el ruso Tsyplakov. El cubano Orlando Ortega se exhibió en 110 vallas (12,94) y venció al gran favorito, el estadounidense David Oliver (12,98).

La carrera de 1.500 fue una fiesta del mediofondo en la que ganó el keniano Silas Kiplagat con 3.30,12, mejor marca universal de 2015, logro que también consiguió en 3.000 obstáculos su compatriota Jairus Kipchoge Birech (7.58,83). La jamaicana Shelly-Ann Fraser-Pryce se unió a la fiesta de mejores marcas al imponerse en 100 con 10,74. La colombiana Caterine Ibargüen, campeona mundial de triple, dio una nueva muestra de su dominio (14,87).

Asimismo, el español Eusebio Cáceres completó su actuación en longitud con la cuarta plaza con 8,06 metros. El estadounidense Michael Hartfield se llevó lo laureles con 8,19.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios