Premio a Laura Rubia por su labor en el Eurobásket

  • La Fundación de Deporte Base (Fundeba) de Madrid le dio ayer el galardón en la capital

Es habitual verla con una camiseta del Unicaja con el número 7 a la espalda a pie de pista, en cualquier entrenamiento o partido del equipo. Incluso, a veces, se anima y da alguna orden a los jugadores, emulando a Sergio Scariolo. Es Laura Rubia, la hija del delegado del equipo, Manolo. En realidad, Laurita es un miembro más del equipo. También es llamada cada verano por la selección. Es frecuente verla tras las largas sesiones de trabajo en San Fernando con los hermanos Gasol, ejerciendo de recogepelotas y retándole a series de lanzamientos desde un poco antes de la línea del tiro libre. También ayudaba a Garbajosa en la recuperación de su terrible lesión, acompañándole en sus trabajos de piscina. O a su favorito, Pepe Sánchez.

El jurado de los Premios Vivimos el Baloncesto 2008, organizados por la Fundación de Deporte Base (Fundeba) y el Club Distrito Olímpico y en el que colaboran el Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid y la revista Gigantes del básket, le entregó ayer a Laura Rubia un Premio Especial "por su dedicación y esfuerzo en el apoyo del voluntariado, habiendo sido la voluntaria número 1 del Eurobásket 2007", según reza el fallo oficial. La gala se celebró ayer en el Pabellón Municipal de San Blas (Madrid). Allí acudió ella en primera persona, acompañada de su familia, a recoger el premio, que también fue recibido, por ejemplo, por Joan Plaza o Pepu Hernández. Junto a ellos, Laura Rubia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios