Principio de acuerdo con Uros Tripkovic

  • El club debe resolver su salida del DKV Joventut, que le pide 200.000 euros

La situación de bloqueo en la que se encuentra inmerso el Unicaja desde hace varias semanas tiene los días, quizás las horas contadas. Al menos es lo que debería pasar tras llegar ayer el club malagueño a un principio de acuerdo con Uros Tripkovic para vestir de verde cajista la próxima temporada.

Tras los fracasos en las negociaciones por Rafa Martínez, Thomas Kelati y Martynas Gecevicius y la imposibilidad de acceder al fichaje de Juan Dixon por la larga sanción impuesta por la FIBA, será el alero serbio, de 23 años y 1,97 metros de altura, el que finalmente deberá asumir el rol de tirador en el juego exterior malagueño.

La operación que finalmente va camino de concretarse es la que, curiosamente, menos tiempo ha precisado para su culminación. Tras cerrarse en banda el Lietuvos Rytas en sus exigencias económicas por Gecevicius, el club de Los Guindos se fijó en el jugador todavía del Joventut y a penas ha tardado unos días en llegar a un acuerdo. De hecho, el pasado jueves, el presidente de la entidad, Francisco Molina, seguía insistiendo en que el del lituano era el único frente abierto.

El Unicaja deberá ahora resolver la salida del jugador de la Penya, que le pide al club malagueño que se haga cargo de los 200.000 euros que aún le debe al Partizan por el fichaje de Tripkovic el verano pasado. El club que preside Jordi Villacampa necesita deshacerse de la ficha del serbio por exigencias económicas, pero a cambio quiere esa compensación.

Con la llegada de Tripkovic a Málaga se pretende solucionar una de las asignaturas pendientes que aún tenían tanto Aíto García Reneses como la dirección deportiva. Se necesitan tiradores debido al alejamiento de la línea de tres puntos hasta los 6,75 y Tripkovic ha demostrado tanto en el Partizan como en su breve etapa en el DKV Joventut que es un consumado triplista. En la última campaña, sin ir más lejos, ha promediado 11 puntos y 8,2 de valoración en la Liga ACB con un porcentaje del 49,22% en triples, guarismo únicamente superado por el de Rafa Martínez (52,14%).

Tripkovic ha sufrido varias molestas físicas que le han lastrado en la última temporada, lo que le ha llevado a tener un rendimiento algo irregular en Badalona. Pese a todo, su calidad está fuera de duda. Ha sido una de las últimas perlas de la cantera serbia en salir de la fábrica del Partizan y su margen de progresión aún es amplio. Posee una gran técnica y puede desenvolverse tanto en la posición de escolta como en la de alero. Un buen jugador que tendrá en Málaga una buena oportunidad para regresar a la buena versión de Belgrado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios