Problemas para Rusia al confirmarse el positivo

La confirmación ayer del positivo del curler Alexandr Krushelnitckii complicó las posibilidades de que la delegación rusa pueda desfilar bajo su bandera en la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Pyeongchang.

Según indicó la delegación de los Atletas Olímpicos de Rusia en un comunicado, el Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS) informó que la muestra B de Krushelnitckii, ganador de la medalla de bronce en curling mixto junto a su esposa, Anastasia Bryzgalova, también dio positivo.

De esa manera, ya ascienden a tres los casos confirmados en Pyeongchang, junto al patinador de velocidad japonés Kei Saito y al jugador de hockey sobre hielo esloveno Ziga Jeglic.

El TAS había abierto un expediente el lunes a Krushelnitckii por dopaje tras pedirlo el Comité Olímpico Internacional (COI), después de que su análisis diera positivo de la sustancia prohibida meldonium.

En un comunicado de la Federación Rusa de Curling, el atleta habló por primera vez del caso y negó el uso de sustancias ilegales para aumentar su rendimiento. "Digo con franqueza que durante mi carrera deportiva nunca utilicé productos prohibidos u otros métodos deshonestos", aseguró.

El caso de Krushelnitckii reviste particular gravedad, ya que podría afectar las posibilidades de que la delegación rusa pueda desfilar bajo su bandera en la ceremonia de clausura de Pyeongchang 2018.

"Si se confirma el caso, el comité de calificación tendrá esto en cuenta", afirmó Mark Adams, portavoz del COI, cuando el caso todavía no estaba confirmado. Parece complicado, pues, que los rusos puedan estar en la ceremonia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios