polideportivo

Progresos insuficientes

  • Medios y deportistas debaten sobre cómo aumentar la visibilidad de la mujer

Imagen de ponentes y asistentes al encuentro sobre mujer y deporte. Imagen de ponentes y asistentes al encuentro sobre mujer y deporte.

Imagen de ponentes y asistentes al encuentro sobre mujer y deporte. / m. h.

En Londres'12 y Río'16, la mujer española ganó más medallas que el hombre en las respectivas citas olímpicas de verano. Es un simple detalle del creciente protagonismo del deporte femenino a nivel estatal. Crecen las licencias, aumenta el número de equipos y, poco a poco, se va equilibrando. Pero aún es insuficiente y queda terreno por recorrer hasta llegar a la igualdad, sobre todo a nivel de difusión. Sobre este asunto se debatió ayer en el Hotel Sercotel, sobre la visibilidad a la mujer en el deporte, en un acto organizado por la Asociación de Periodistas Deportivos de Málaga (APDM) e impulsado por el Servicio de Deporte de la Diputación Provincial.

Participaron en el encuentro Theresa Zabell, doble campeona olímpica; Jorge Vilda, seleccionador nacional de fútbol femenino; Alhambra Nievas, mejor árbitro del mundo de rugby; Dana Cervantes, nueve veces campeona de España en salto con pértiga y Paqui Bazalo, oro paralímpico. Al acto, moderado por las periodistas Cristina Mena y Laura Pérez, acudieron los directores de Málaga Hoy, Antonio Méndez; Diario Sur, Manuel Castillo; RTVA Málaga, Carmen Beamonte; Canal Málaga RTV, Vanesa Martín; Cadena SER Málaga, Javier García y la jefa de Deportes de Onda Cero Málaga, Isabel Sánchez.

Las periodistas presentes aportaron unos datos claros sobre la presencia de la mujer en los medios de comunicación. El estudio decía que en medios impresos no llega al 7%, en TV oscila en torno al 6%, el 4% en digitales y en radio el 3%. Un evidente desequilibrio.

"Somos todos los que debemos hacer que crezca esto. Las jugadoras y los técnicos tenemos la responsabilidad también con los resultados, tenemos en la perspectiva el Mundial y los Juegos Olímpicos de 2020 Tokyo. Me gusta ser positivo, el vaso medio lleno. En el fútbol femenino hay ahora una gran patrocinador como Iberdrola, se pueden ver tres partidos en directo, ha llegado a los hogares...", reflexionaba el seleccionador nacional, Jorge Vilda.

Una doble campeona olímpica como Theresa Zabell también incidía en que "todo lo que se ha conseguido hay que valorarlo. Empecé a navegar en un deporte no muy popular. Por edad y nivel podía haber ido en 1984 a Los Angeles, pero la vela femenina no era olímpica. Nos parece mucho, pero no hace ni 35 años de aquello. Hemos avanzado una barbaridad. No podíamos competir en casi ninguna competición, salvo gimnasia, natación y atletismo, ahora en los JJOO se está 50-50. Quedan ahora otros terrenos: árbitras, técnicas y la comunicación. Es el fútbol masculino el que nos come, no sólo a la mujer, sino al resto de deportes".

"Yo me siento un bicho raro", decía Alhambra Nievas, mejor árbitro del mundo de rugby en 2016: "No me quejo de la visibilidad de mi historia y carrera. Uno de los hobbies de mi madre es acumular todo lo que sale sobre mí. Pero eso no puede quedarse en caso aislados. Es una cuestión compleja. Afecta que estamos en una sociedad machista. Ahora mismo el deporte debe reenfocar este problema. Ves titulares que se deberían frenar. No se puede tener la imagen de que la mujer deportista es un marimacho".

Antonio Méndez, director de Málaga Hoy, recordó que "el tercer equipo que más sale en nuestro periódico es el Rincón Fertilidad. Es verdad que, siempre lo recalco, hay que fomentar la visiblidad de otros deportes. ¿Qué nos gusta? Participar y ver ganar. En los Juegos Olímpicos nos enganchamos a la gimnasia, al atletismo o a la natación cuando hay opciones de victoria, cuando los nuestros y las nuestras pueden ganar. Ir contracorriente es complicado. En el periódico damos un premio anual y en la categoría de deportes han sido galardonadas Carolina Navarro, María Peláez y Carmen Herrera. Dana o Theresa abrieron el camino. Repasaba datos y veía que en el 92 hubo seis olímpicos malagueños y cinco eran mujeres. A mi juicio, la visibilidad se produce cuando tenemos campeones, un equipo o atleta que destaca hace que nos volquemos. Son nuestras ilusiones, las medallas. Malagueños de los que sentirnos orgullosos".

"Me han preguntado si tenía novio en muchas entrevistas", lamentaba Dana Cervantes, pertiguista olímpica: "En los periódicos locales siempre me he sentido muy bien tratada y querida. No quiero que mis palabras suenen como reproche hacia la mesa, pero pesa en los diarios deportivos esa imagen que se da de la mujer, de cosificación".

Se debatió también sobre el lenguaje, sobre el empleo de términos femeninos (árbitra o jueza). Theresa Zabell expuso también la necesidad de que la propia deportista sea capaz de ser didáctica y abierta con los medios a la hora de explicar su deporte. "Mi amiga María Escario lo llama explicar el Barrio Sésamo", bromeaba. Y el seleccionador nacional, Jorge Vilda, abogó por portadas colectivas cuando el Málaga consiga el esperado ascenso a Primera División, la creciente Liga Iberdrola. La conclusión es que fue que se ha avanzado terreno, pero queda por recorrer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios