El Puerta Oscura se echa a la calle para presionar al Ayuntamiento

  • Unas 200 personas se concentran frente al Consistorio para pedir la firma del convenio con la Junta que les permitiría entrenar a partir de las 20:00

Protesta del Puerta Oscura Protesta del Puerta Oscura

Protesta del Puerta Oscura

Mientras el Ayuntamiento y la Junta echan balones fuera y no se ponen de acuerdo para poner fin al conflicto del ruido en los colegios e institutos que ha dejado a centenares de niños sin entrenar, unas 200 personas, entre jugadores, familiares y entrenadores del CD Puerta Oscura, han protagonizado esta mañana una marcha desde Miraflores, barrio en el que entrena el club, hasta las puertas del Ayuntamiento, para exigir la firma del convenio entre el Consistorio y Educación que les permitiría volver a jugar a partir de las 20:00. La protesta surge tras la notificación que este lunes la Delegación de la Junta de Andalucía le hizo llegar al equipo para que cesasen sus actividades a las 20:00, una decisión que ha obligado a un centenar de niños del club a suspender sus entrenamientos.

"¡El Puerta Oscura no se cierra!", "¡Este partido lo vamos a ganar!" y "¡Alcalde, firma ya!" fueron algunas de las consignas más repetidas durante una marcha que duró dos horas y recorrió los puntos más transitados de la ciudad, como el Camino de Suárez, la plaza de la Constitución y la calle Larios. "Esta manifestación no tiene otra finalidad que evitar que destruyan el club deportivo que, con mucha ilusión, hemos creado las familias del barrio", ha señalado el coordinador del CD Puerta Oscura, Juan José Ruano, quien quiso hacer mención al apoyo que han recibido desde Miraflores, a pesar de la denuncia de un vecino por el ruido excesivo que hacían durante los entrenamientos y que precipitó la decisión de la Junta. Por ello, hubo una dedicatoria al denunciante. "Duerme vecino, duérmete ya, que viene el Muuumy [nombre de la mascota oficial del equipo] y te comerá", cantaron jocosamente los manifestantes, quienes han asegurado en varias ocasiones que ya no emiten tanto ruido tras haber llevado a cabo una serie de medidas para evitarlo.

Finalmente, a las 13:30 llegaron al Consistorio, donde les esperaban jugadores del CB El Palo y el Ciudad de Melilla para apoyarles. Allí volvieron a gritar "¡alcade, firma ya!", en referencia al convenio que tenía previsto que firmase con la Junta para ampliar el horario de los entrenamientos. Desde el Ayuntamiento, el concejal de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, explicó a este periódico que el motivo por el que no se había llegado a firmar el acuerdo era porque la Junta no permitía que los clubes suscribiesen el documento, lo que provocaba que el organismo municipal fuese el único responsable de cualquier problema que pudiesen ocasionar los equipos, incluso en los institutos, donde el Consistorio no está al frente de la conservación y el mantenimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios