'Purito' se hunde en Peñafiel

  • El catalán cede más de cuatro minutos ante Nibali, que se jugará la carrera con Ezequiel Mosquera en la Bola del Mundo

El eslovaco Peter Velits, revelación de la Vuelta, sorprendió con una victoria ante los favoritos en la decimoséptima etapa, disputada contrarreloj en Peñafiel con un recorrido de 46 kilómetros, en la que el Vincenzo Nibali, otra vez líder, y Ezequiel Mosquera salieron como únicos candidatos a jugarse la carrera el sábado en la Bola del Mundo y Purito Rodríguez se hundió al quinto puesto.

Nibali fue el mejor entre los favoritos, pero la superioridad anunciada del italiano se manifestó sobre Purito Rodríguez, no sobre Mosquera, que se batió como un titán y solo perdió 18 segundos con el italiano, por lo tanto, en la general el gallego le pisa los talones a 39 segundos. Nibali no remató en su terreno, ahora la Bola está en el tejado de Ezequiel, quien se jugará en rampas de vértigo la oportunidad de su vida para ganar la Vuelta.

Purito se hundió enseguida. Al catalán se le fueron rápido las ilusiones. Perdió en meta 4.18 sobre Nibali. Adiós a la Vuelta. Aún así, Purito avisó de que podría "dar mucha guerra en la Bola del Mundo". Del maillot rojo al quinto puesto, a 3.55 del líder.

El rodeo de 46 kilómetros al río Duero, salpicados de 256 bodegas de oro rojo, hizo saltar por los aires la general y aportó la emoción que hubiera firmado la organización cuando empezó la edición del 75 centenario en Sevilla el 28 de agosto. El reloj seleccionó pero no decidió. La Bola del Mundo coronará al ganador.

En la lucha entre favoritos Nibali se quitó de encima a Purito a las primeras de cambio, mientras resistía Mosquera. El italiano perdió unos segundos preciosos por un pinchazo, pero en el kilómetro 15 pasó 2 segundos por encima de Mosquera, 45 sobre Frank Schleck y 1.19 respecto a Joaquim Rodríguez. El catalán ya empezaba a despedirse del maillot rojo.

En el 31 Mosquera aguantaba el tipo a 12 segundos, con ganas de disputar el asalto definitivo en la Bola del Mundo. Purito perdía respecto al italiano 2.54, claramente a la deriva. Y de ahí a la confirmación definitiva de que los supervivientes del día iban a ser Mosquera y Nibali, los candidatos que iban a quedar citados para la madre de todas las batallas en la sierra de Madrid.

Juventud contra veteranía. El italiano 25 años, el español 34. El primero de ellos con un tercer puesto en el Giro y un séptimo en el Tour, el segundo tres veces en el top five de la Vuelta.

Tocará morir encima de la bicicleta, no queda otra. La Vuelta brinda por un final apasionante. Dos apostantes con el órdago por delante. La carta la elegirá la mágica Bola del Mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios