Reconocer el mérito

NO me gusta recordar anécdotas de una persona que desgraciadamente ya no está con nosotros, pero me resulta inevitable empezar estas líneas con el fallecimiento de José Carlos Pérez. Hace poco estuve hablando con él, justo el día antes de irse a Catar. Hace más de 30 años que lo conocí y siempre tuvimos una relación afectuosa en todas las etapas que ha estado él en el club.

No obstante, sí que quiero comentarles que guardo un recuerdo muy grato de la cantidad de veces que hemos hablado, así como las que hemos compartido nuestros momentos él, Paco Martín Aguilar y yo. Siempre era una persona muy correcta y se portaba estupendamente. Yo he oído de su generosidad con el club, como por ejemplo facilitando los trajes al primer equipo de la empresa que él representaba en la época de vacas flacas del Málaga. Y sé, porque me consta en primera persona, de las muchas horas que le dedicaba. José Carlos ha sido un hombre siempre al servicio del club. Lo de él y Martín Aguilar tiene mérito.

Ayer llegó el triste y doloroso momento de su despedida. En él eché en falta la presencia al menos de Abdullah Ghubn, nuestro vicepresidente. Aunque sólo fuera porque era el que trabajó con él más.

Se me hace difícil por la emoción cambiar de tercio y hablarles del Mallorca, pero es un compromiso que tengo adquirido y no me gustaría no cumplirlo. Todos los equipos que entrena Joaquín Caparrós son para el Málaga bastante duros de pelar. Yo creo que el campo va a estar lleno. A ver si mañana ganamos, aunque sea por el mismo resultado que la primera vuelta (0-1 y con gol suyo en propia meta). Aunque más nos gustaría que por un 3-0 como el de la última temporada.

Menos cuando estaba aquí Bazán, que ya el año pasado les conté de su golazo al meta del Mallorca Timor desde el centro del campo, recuerdo que ha sido un equipo rarillo para el Málaga. Sé que los números no dicen exactamente esto (12 victorias, 7 empates y 4 derrotas es nuestro balance en casa con ellos), aunque sí mis sensaciones y mis recuerdos de todos los partidos ante los baleares.

Temo que los equipos de Caparrós son muy problemáticos para el Málaga. Es, como el propio Mallorca, un poquito raro para nosotros. Por eso también diré que en su época en el Sevilla plantamos la bandera alta con un 0-2 en el Pizjuán, goles de Dely Valdés, un caballero de los de verdad. Pues eso, que siga la contradicción que son estas sensaciones y los resultados y que gane el Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios