Repunta la inversión

  • El Málaga efectúa el mayor gasto en fichajes de los últimos cuatro años al destinar cerca de seis millones de euros en refuerzos En 2011 se realizó el desembolso más grande: casi 60 'kilos'

Minutos antes de que Duje Cop, Raúl Albentosa y Adnane Tighadouini ofrecieran sus primeras palabras como malaguistas la semana pasada, el director general Vicente Casado lanzó un mensaje acerca del "esfuerzo" del club en materia de fichajes e incluso llegó a decir que el actual mercado veraniego es "histórico" para la entidad. Se refería, obviamente, a la inversión que ha realizado el Málaga en los siete refuerzos hechos hasta la fecha. Un recuento confirma que sube el desembolso respecto a la temporada pasada. No sólo eso: la actual es la mayor inversión que el Málaga ha efectuado en incorporaciones en los últimos cuatro años. "El esfuerzo que ha hecho el club con las incorporaciones ha sido muy grande. Un esfuerzo muy alto que esperamos que sea de calidad", sentenció Casado.

El Málaga roza los seis millones destinados en nuevos jugadores. Más de la mitad de lo invertido se lo lleva el pase en propiedad de Nordin Amrabat, cifrado en 3,5 millones para el Galatasaray. Le sigue en esfuerzo económico Tighadouini. El club ha abonado 1,2 millones al NEC Breda por hacerse con sus servicios. La cesión de Cop, por su parte, ha supuesto una partida de más de 700.000 euros. Si el Málaga lo quiere en propiedad deberá abonar tres millones al Dinamo de Zagreb. El Celta, por su parte, ha recibido medio millón por Charles. La suma supera los 5,9 millones de euros. Las llegadas de Raúl Albentosa (cedido), Juan Carlos (cedido) y Fabio Espinho (libre) no supuesto una carga económica para la entidad blanquiazul.

Hay que remontarse a 2011 para encontrar el último gran desembolso malaguista. Entonces se preparaba el asalto a los puestos Champions y el jeque Al-Thani todavía mantenía abierto el grifo financiero. Hace cuatro años, el Málaga estuvo cerca de gastarse 60 millones en futbolistas. Fue el verano de los Santi Cazorla, Jéremy Toulalan, Isco, Nacho Monreal o Joaquín. Un año después el equipo tuvo que reconstruirse a base de cesiones y jugadores libres como Javier Saviola, Roque Santa Cruz o Manuel Iturra, de forma que el Málaga afrontó la campaña sin gasto alguno.

En 2013, sin embargo, el Málaga volvió a invertir. Lo hizo en los mercados estival e invernal. Gastó más de cinco millones en los fichajes de Vitorino Antunes, Bobley Anderson, Pablo Pérez, Flavio Ferreira, Roberto Chen y Marcos Angeleri y las cesiones de Pawlowski, Amrabat y Rescaldani.

El pasado curso la entidad sólo efectuó gasto en dos jugadores: Amrabat, cuyo segundo préstamo costó un millón, y Ricardo Horta, por el que se abonaron 800.000 euros por una pequeña parte de sus derechos. El verano de 2014 proliferaron los fichajes a coste cero de futbolistas libres: Roberto Rosales, Arthur Boka, Guillermo Ochoa, Miguel Torres y Egor Filipenko (quien llegó en enero).

En las oficinas están muy satisfechos por la labor hecha tanto a nivel deportivo como financiero. Los dirigentes han logrado cerrar el plantel ajustándose al tope salarial que impone la Liga. Esto reduce al mínimo el margen de maniobra en caso de que se ponga sobre la mesa alguna opción atractiva. De momento no se prevé ninguna incorporación más, salvo salida de algún malaguista. Ochoa es el que más opciones tiene de salir. Su ficha, su descontento por su suplencia y la posibilidad de sacar tajada por su traspaso le abren la puerta de Martiricos, pero no hay oferta en firme.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios