Rogge quiere más test por sorpresa

  • El presidente del COI pretende aumentar los controles antidopaje antes de los Juegos

El presidente del Comité Olímpico Internacional, el belga Jacques Rogge, pretende reforzar los test por sorpresa para subsanar las lagunas en la lucha contra el dopaje ante los próximos Juegos Olímpicos, aunque considera que en China no hay un dopaje organizado como en otros países del mundo.

"Un test antes del Tour de Francia o de los Juegos Olímpicos suena bien, pero tiene poco éxito. En enero, cuando los atletas se preparan para reforzar su musculatura, es cuando hay que hacer test de EPO, transfusiones o anabolizantes", apuntó Rogge en la edición de ayer en el diario Süddeutsche Zeitung.

El presidente del Comité Olímpico Internacional admite que siguen existiendo "lagunas" pese al incremento de los test y que ello sólo puede subsanarse con esos test por sorpresa e investigando para detectar nuevas fórmulas y mecanismos de dopaje.

"En Sydney llevamos a cabo 2.500 pruebas, en Pekín haremos 4.500 y en Londres 6.000", declaró Rogge al rotativo muniqués.

El mandamás del COI se muestra confiado en que para la cita china se haya conseguido ya un tipo de test que detecte el uso de hormonas del crecimiento, aunque advierte que sólo es un pronóstico y que no puede "prometer nada" en estas fechas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios