La 'Roja' causa furor

  • Casi 20.000 espectadores acuden a ver entrenar a la selección española, que había sido recibida por más de medio millar en la estación de tren · Iker Casillas, el más aclamado · Hoy, la calle Larios se teñirá de rojigualda

Málaga vive una fiebre con su club, pero no todos los días aterriza una campeona del mundo propia en la Costa del Sol. El caché renovado de la Roja, el día festivo y el carisma de los jugadores se conjugaron para aglomerar a aficionados en cada rincón donde estuvo la selección española. Desde las 10:00 de la mañana había pacientes aficionados en la puerta del Hotel Barceló, donde pernocta el equipo. Se habilitó un pasillo para unir la salida del AVE con la entrada del hotel, una especie de alfombra roja, nunca mejor dicho, alrededor de la que había más de medio millar de aficionados, jóvenes y no tanto, que vitorearon a sus ídolos durante los pocos más de cinco minutos que duró el paseíllo, pasado el mediodía. Flashes, gritos, alguna camiseta tirada para ser devuelta... Si hubiera que hacer un ranking, sin sonómetro en mano, el podio de ruido y de gritos generados lo formarín Iker Casillas, Piqué y Vicente Del Bosque. En los dos primeros, con importante mayoría femenina.

Tras el desfile, retirada a las habitaciones y tres protagonista en rueda de prensa: Cazorla, Muniain y Soldado. El primero, obvio, como local. El navarro dejó muestras de su desparpajo, el mismo que en el campo: "Iker [Casillas] me ha dicho que se alegra de que haya un tocayo. ¿Que si me han gastado alguna broma? No se atreven...". Después, Vicente Del Bosque. La Federación tiene bien organizado el tinglado, siguen varios periodistas extranjeros a la selección, se nota quién es la campeona de Europa y del mundo.

Tras el descanso y la comida, salida para La Rosaleda, donde casi 20.000 personas, dos tercios de La Rosaleda, acudieron a observar las evoluciones de los campeones, que se ejercitaron durante casi una hora. Poco antes de las 19:00 horas ya estaban sobre el césped. Tras un calentamiento, los 20 jugadores por un lado y los tres porteros por otro. Valdés, Casillas y Reina intercambiaban pelotazos. De nuevo, Iker el más aclamado. En el otro lado, dos equipos, uno con peto y otro sin él (presumiblemente titular), peleaban por el balón en un estrecho campo.

Un centenar de periodistas tomaban nota de las evoluciones del entrenamiento. Después, en la banda derecha Arbeloa, Jesús Navas y Silva. En la izquierda, Cazorla, Mata y Jordi Alba. En el centro, exhibición de remates de todo el equipo. Y de palomitas de los porteros, claro. A continuación, un partidillo de 20 minutos en medio campo, con sólo dos toques permitidos. Algunas combinaciones tremendas y Xabi Alonso marca el único gol antes de retirarse dolorido por un golpe. Estiramientos, un niño que salta y se lleva los guantes de Valdés y aplausos mutuos. "España, España" de banda sonora antes de la retirada a vestuarios poco antes de las 20:00 horas.

Para hoy, más actividades. Pablo Alborán y el alcalde De la Torre, encabezarán una bandera humana, que contará con unas 3.000 personas, para apoyar a la selección. Los participantes están convocados a partir de las 16:00 horas junto a unas carpas instaladas en la Plaza de la Constitución, donde se les darán ponchos y globos, y se les pintará las caras con los colores rojo y amarillo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios