Roma aclara el futuro europeo

  • Decisivo El Unicaja busca en Roma una victoria necesaria para optar a la siguiente ronda Complicado Son baja Berni y Cabezas y Castle afronta su segundo partido como cajista

Comentarios 1

No queda otro camino. Aunque el dicho reza que todos conducen a Roma, el que el Unicaja intenta encontrar es el de la victoria. Cada año, la ciudad considerada como la cuna de la civilización occidental atrae a millones de visitantes, encandilados por su rica historia y sus incalculables obras de arte, pero no es el caso del equipo de Scariolo. Lo de visitar la capital italiana no deja de ser una casualidad, fruto de un nefasto sorteo que ha obligado a los malagueños a disputar sus dos primeros compromisos del Top 16 lejos de Málaga. Su camino le lleva, momentáneamente, a Roma, pero el fin último es el de un triunfo a domicilio de categoría que deje las puertas abiertas al play off previo a la Final Four de Madrid.

Lleva toda la temporada Sergio Scariolo anhelando una victoria con pedigrí lejos de Málaga. En la ACB se ha tenido que conformar con las cosechadas en pistas como la de Gerona o Fuenlabrada y en la Euroliga con las conquistadas en Le Mans, Milán y Zagreb. Escaso botín como forastero para un equipo como el cajista. Las consecuencias se han traducido en verse fuera de las primeras posiciones en la competición doméstica y no poder alcanzar la primera plaza de su grupo en la primera fase del torneo continental. Como decía Maljkovic, ganar fuera de casa es lo que te hace dar un paso más. Pero hoy, ganar en el Palalottomatica Arena de Roma va más allá. Pasa a convertirse en una necesidad. La derrota obligaría al Unicaja a no fallar en sus próximos cuatro encuentros, a ganar a Lottomatica, Barcelona y CSKA en el Carpena y hacer lo propio con los moscovitas en Rusia, aunque le podría valer con los de casa más el averaje particular con el Barça.

La victoria lo cambiaría todo. Autoestima y confianza aparte, el equipo cajista se ganaría el derecho a sellar su pase para el play off entre las cuatro paredes del Carpena. Un seguro a tenor de la trayectoria europea en casa.

En esas comparece esta noche el Unicaja en Roma. Con un equipo ciertamente diezmado en el que las ausencias de Carlos Cabezas y Berni Rodríguez obligan a dar un paso adelante a supuestos secundarios o jugadores en crisis. Por ejemplo, Terrel Castle, que volverá a tener en sus manos la batuta del equipo en su segundo encuentro como cajista. Como Popovic y Santiago, cuyas actuaciones del pasado domingo ante el MMT Estudiantes permiten atisbar un verdadero punto de inflexión en su rendimiento. Como Davor Kus, de nuevo inspirado en el tiro exterior. Como Jiri Welsch o Carlos Jiménez, cuyos niveles de juego han bajado varios enteros en las últimas semanas. De ellos dependerá que Marcus Haislip no vuelva a quedar como el único argumento al que agarrarse para confiar en el triunfo.

Del rival se espera cualquier cosa. Ganó cinco de sus últimos siete partidos de la primera fase, entre ellos a Panathinaikos, Real Madrid y Barcelona, y cayó en Moscú en el primer envite del Top 16 tras dominar por 12 a falta de dos minutos, pero también ha sido capaz de caer en su pista ante Fenerbahce Ulker y Chorale Roanne y de perder en la última jornada de la Lega, donde es cuarto, en la pista del Pierrel Capo d'Orlando (82-71). El Lottomatica, un enigma. Roma, la ciudad donde se aclarará el futuro europeo del Unicaja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios