La Rosaleda vio una manita a favor siete años después

  • De la mano de Antonio Tapia, se le endosó un 5-0 a un Betis en el que Joaquín jugaba de visitante

Tuvieron que pasar más de 50 partidos para que Manuel Pellegrini consiguiera su primera manita como técnico del Málaga. Aunque mucho más tuvo que esperar el aficionado para volver a disfrutar de una a favor en su estadio. La anterior tuvo lugar el 23 de octubre de 2005.

Entonces la encajó el Betis, 5-0. La firmaron dos dobletes de Salva y Pablo Couñago, en medio marcó Fernando Sanz su último gol como futbolista. Antonio Tapia era el entrenador blanquiazul y Joaquín corría por la banda derecha como rival poco antes de marcharse al Valencia como el traspaso más caro de la historia ché. Aquella tarde de vendaval nada hacía aventurar el descenso confirmado a Segunda División meses después.

El atracón de goles contra el Zaragoza aumentó el listón anotador de Pellegrini, aunque no mejoró la diferencia de goles en un triunfo. El 5-1 igualó el 4-0 conseguido esta misma temporada ante el Granada en la cuarta jornada de la competición.

No hay que prolongarse tanto en el tiempo para encontrar la última vez que el Málaga consiguió cinco goles a favor. Curiosamente, el Zaragoza también fue la víctima. Ocurrió en la segunda jornada del año pasado en ese recital de Quincy en la primera mitad luego maquillado por los aragoneses (3-5).

La octava victoria de los blanquiazules en el estadio de La Rosaleda sobre 12 partidos sí que está acostumbrando al aficionado a buenos ratos en su casa. Victorias que habitualmente han llegado acompañadas de muchos tantos. De hecho, los 24 que suman los hombres del Ingeniero suponen una media redonda de dos goles por partido. Todo un homenaje para compensar el exceso de malos ratos que se están llevando los aficionados blanquiazules cuando los partidos se disputan a domicilio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios