Rubén ya trabaja con normalidad

  • El meta se lesionó en enero; Jesús Gámez, aún renqueante, sigue trabajando aparte

El plantel blanquiazul abrió ayer sus brazos a Rubén, fuera de la dinámica del grupo después de fracturarse la muñeca a comienzos del pasado enero. El meta gallego fue la gran novedad en la sesión de entrenamiento celebrada en La Rosaleda después de varias semanas ejercitándose aparte. Trabajó con total normalidad y abre el abanico de opciones en una portería por fin de garantías desde que fichó Willy Caballero. Se esperaba que Rubén estuviera "entre dos y tres meses de baja", aunque lo cierto es que su vuelta ha tenido lugar un mes y medio más tarde de lo previsto por los servicios médicos del club.

También retornaron al trabajo Baptista y Eliseu. Ambos se perdieron gran parte del entrenamiento del miércoles por sendos golpes, aunque ayer se ejercitaron con el resto de sus compañeros. El luso salía de La Rosaleda con una aparatosa venda en los gemelos, pero no peligra su presencia para el partido del domingo.

Quien no participó en una sesión en la que predominó el toque de balón y el trabajo de la posesión fue Jesús Gámez, aún renqueante del golpe en el tobillo izquierdo que ya le hizo perderse el partido en Santander. Hizo carrera continua bajo la atenta mirada del preparador Enrique Ruiz. Aún es duda para el choque ante el Hércules. Le acompañó Recio, con molestias de poca gravedad después de sufrir un golpe el miércoles.

Otra baja, aunque conocida, fue la de Quincy, cuya disolución de contrato aún no ha cristalizado de forma oficial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios