Rusia, Alemania y un partido por la paz

Rusia ofreció a Alemania disputar un partido de fútbol por la paz en la antigua Stalingrado, escenario de una de las más cruentas batallas de la Segunda Guerra Mundial.

El duelo, que tendría gran carga simbólica, serviría para inaugurar el estadio que se está construyendo en la ciudad rusa, hoy conocida como Volvogrado, para albergar partidos del Mundial de 2018.

"Daríamos la bienvenida a un partido así aquí. Sería un partido por la paz", dijo el gobernador de la localidad, Andrei Bocharov, en una rueda de prensa en las obras del Victory Arena.

Volvogrado es una de las 11 sedes mundialistas. El estadio, con capacidad para 45.000 espectadores, se está construyendo entre la orilla del Volga y el conocido monumento La madre patria llama, ubicado sobre la colina Mamayev en recuerdo de la batalla de Stalingrado.

"Estaríamos felices de tener aquí un partido así. Podría darse también naturalmente durante el Mundial. Pero si fuera el partido inaugural del estadio, sería muy interesante", añadió Bocharov.

Helmut Sandrock, secretario general de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), no descartó el enfrentamiento, pero advirtió que todavía no hay planes concretos sobre los partidos de preparación previos al Mundial. "Ese interesante partido ya podía darse en la Copa Confederaciones", comentó el dirigente germano.

Como actual campeona del mundo, Alemania participará en el torneo que servirá en 2017 como prueba para los organizadores del Mundial y que reúne a ocho equipo. Volvogrado, no obstante, no está previsto que sea una de las sedes de la Copa Confederaciones.

La batalla en Stalingrado, de agosto de 1942 a febrero de 1943, está considerada como un punto de inflexión en la Segunda Guerra Mundial a favor del Ejército Rojo. Más de 700.000 personas murieron en los combates entre los soldados de la Alemania nazi y los soviéticos. Y el fútbol quiere servir como puente para la paz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios