Sanders, un fichaje "inútil, inoportuno e innecesario"

  • Scariolo dice que no dio el visto bueno para su incorporación y que toma nota porque "esto no crea un ambiente favorable"

Las malas relaciones entre Sergio Scariolo y las altas esferas del Unicaja vivieron ayer un nuevo capítulo. Lo acontecido el pasado verano deterioró enormemente una convivencia ya de por sí difícil y parece que va a lastrar la trayectoria en una temporada que comenzaba a ser placentera. El motivo para reabrir viejas heridas ha sido el fichaje de Melvin Sanders.

Scariolo, molesto por no haberse concretado la incorporación de Elmer Bennett y un pívot comunitario, aseguró en unas declaraciones a la cadena Ser no haber dado el visto el bueno a dicho fichaje. "No es el jugador que yo había pedido, no tiene mi visto bueno, ni está en el rol ni en la posición que yo había pedido reforzar. Todos los que tienen un poco de conocimiento del baloncesto tendrán las misma opinión en cuanto a la posición que había que reforzar. Viene para rellenar la plantilla, le veremos durante algunas semanas y luego a ver si podemos sacarle alguna utilidad que no sea la de suplir, toquemos madera, a algún lesionado. No estoy entrando en valorar sus cualidades técnicas o humanas. Sencillamente, no tuvo mi visto bueno cuando se me requirió una opinión ni tiene el rol que queríamos mejorar en el equipo. Iremos viendo estas semanas si es aprovechable", aseguró el técnico sobre el jugador norteamericano, que ayer viajó junto al resto del equipo, aunque según Scariolo "no está para jugar".

El bresciano volvió a recordar cuál era su deseo y calificó el fichaje de Sanders de inútil, inoportuno e innecesario: "Lo que más me ha llamado la atención es que todo el mundo compartía la visión de cuál era la necesidad del equipo, tener un base experto que sepa tomar la responsabilidad en momentos difíciles o de gran presión. Ahí hace falta temple, un poco más de experiencia de la que atesora Bojan Popovic, que está defendiendo muy bien, pero que sólo tiene 24 años y que afronta su primer año en la ACB. El más experto era Bennett, evidentemente, y reunía todas las cualidades para darle al equipo ese pequeño salto de calidad para competir contra los grandes de la Liga y de la Euroliga. Además habría que haber fichado a un pívot europeo de complemento, sin ser un fenómeno, porque hasta ahora casi no se ha podido ver coincidir a los extracomunitarios. No sé dónde ha habido un fallo de comunicación para que no se haya podido llevar a cabo. Ahora el paso que se ha dado no lo considero ni útil, ni oportuno, ni necesario".

El preparador italiano mostró su malestar por lo que entiende como un nuevo desplante del club, aunque aseguró que seguirá haciendo su trabajo lo mejor que pueda: "En los últimos cinco años todos los jugadores que venían contaban con mi aprobación y en este caso no. Por primera vez no se ha hecho caso a las peticiones del entrenador. Tomo nota de ello porque no crea un ambiente favorable para el entusiasmo, pero tampoco me puedo permitir estar cabreado. Sencillamente seguiré haciendo mi trabajo y encajo este nuevo desplante sin más. El equipo va a más, estamos jugando un buen baloncesto, un baloncesto que envidia toda Europa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios