Seba, la historia de un guerrero

  • "Siempre creo en mí", reincide el uruguayo, quien pese a la inversión del club ha vuelto a ganarse sus minutos sobre el campo y ante el Zaragoza puede cumplir su partido 50 como blanquiazul en Liga

Aunque en su día fue el fichaje más caro de la historia del club, el halo de futbolista estrella no va con él. Simplemente, que no es poco en los tiempos de vedettismo que corren, la decencia y la entrega son sus principales virtudes. Es Sebastián Fernández, un guerrero del fútbol de los que nunca se rinden. "Siempre creo en mí", explicaba ayer por enésima vez el uruguayo.

En Málaga se le quiere y se le respeta, aunque también se ha puesto en solfa en más de una ocasión sus condiciones futbolísticas. Siempre a tope, a darlo todo, pero con un nivel de calidad inferior al que se pretende para este Málaga. Su gol ante el Granada, tras un doble rebote y cayéndose, o el de ir a por el rechazo de Aouate al tiro de Rondón contra el Mallorca, cargado de fe, lo definen. Los atributos con los que se emplea son muy del agrado de sus aficiones. En Banfield, su anterior destino y donde ganó el Torneo Apertura de 2009, el mayor logro en la historia de un club fundado el 21 de enero de 1896, aseguran que formaba una dupla letal con Santiago Silva, otro charrúa al que Julio César Falcioni, su entrenador por entonces, se llevó de la mano a Boca.

Aquí empezó la temporada pasando más tiempo en la recámara que como indiscutible, pero su enorme confianza y entrega acabaron dándole sus frutos. Tuvo que esperar a que hubieran transcurrido ocho jornadas para salir de inicio en Liga. Había tenido seis apariciones en las que lo más que sumó fueron 45 minutos. En ese periodo, jamás se le oyó una mala palabra. Más bien, al contrario. Su discurso siempre ha sido esclarecedor, dice realmente lo que piensa. "Nosotros tenemos que salir a ganar sin importar el rival. Ya no pensamos en el partido del Athletic. Nos quedamos tranquilos por el juego y la intensidad que tenemos y sabiendo que lo debemos completarlo con goles, pero ya no importa lo hecho, sino ganar el sábado", analiza el último partido el uruguayo, quien avisa sobre el peligro de un Zaragoza muy tocado: "Se están jugando sus últimas oportunidades y para nada están muertos".

Sin ser nunca reconocido como un gran goleador, en el equipo sólo Rondón ha marcado más que él en esta Liga. Cuatro son sus tantos que adornan una estadística que no habla muy bien del bagaje del equipo, por ser con Cazorla el segundo que más convierte. Sin embargo, pese a tanto vaivén como están dando, el equipo está metido de lleno en la lucha por el objetivo de esta temporada. "El camino hacia Europa está en casa, siempre lo supimos y por suerte lo estamos haciendo bien aquí. No importa tanto estar ahora en estas posiciones con una Liga tan apretada, sino estar ahí en los puestos al final de la temporada", comenta Fernández.

Desde su debut como titular esta campaña en Vallecas, acumula cuatro partidos completos, más seis salidas en el once inicial y tres participaciones desde el banquillo. Las últimas cuatro jornadas, de pareja de Rondón, la misma que el año pasado aportó 21 goles en lo que en principio iba para lucha por estar entre los 10 primeros y acabó siendo una salvación sufrida a la vez que merecida. "Rondón y yo llevamos año y medio juntos, con muchos partidos ya y estamos bien para ayudar al equipo en lo que necesite. Rondón siempre pelea, está concentrado, con hambre de gol y de ser un jugador impresionante. Eso le diferencia de los demás", reflexiona sobre su pareja en el ataque.

Ahora la recuperación de Joaquín puede devolverle a la lucha por ganarse un sitio, justo en la víspera de su medio centenar de encuentros como blanquiazul en Liga. Un territorio en el que el uruguayo se siente a gusto. Un escenario en el que volver a demostrar que el Seba no es de los que se rinden fácil. Pellegrini tiene la última palabra de si ante el Zaragoza cumplirá su partido 50. Papelito, con sus defectos y virtudes, hará lo de siempre. Es de los que no engañan: "Creo en lo que puedo aportar al equipo y trabajo para hacerlo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios