Sentida despedida

  • La Rosaleda brindó un respetuosísimo minuto de silencio en homenaje al desaparecido José Carlos Pérez, cerrado con una gran ovación · Un crespón negro enorme y dos pancartas recordaron al directivo

El silencio mandaba en los prolegómenos del Málaga-Mallorca de ayer. Las canciones que ponen por la megafonía de La Rosaleda no atronaban como en otras ocasiones. Simplemente no sonaban. Tampoco acompañó el himno al paseíllo y saludo de los jugadores antes del choque. Era una jornada de luto. De luto por el fallecimiento el pasado jueves del consejero consultivo del club José Carlos Pérez.

Como ante el Sevilla, aunque con un desgraciado matiz de por medio, el asiento de la primera fila que siempre ocupaba el mandatario blanquiazul volvía a estar vacío, escoltado a su derecha por el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y a su izquierda por Paco Martín Aguilar, su compañero inseparable de tantas y tantas fatigas.

La demostración de máximo respeto se vivió en cuanto Ayza Gámez hizo sonar su silbato decretando el minuto de silencio. Resultó respetuosísimo, como pocas veces, emocionante por ese silencio que, aunque suene contradictorio, superaba la suave melodía que acompañaba a unas imágenes del videomarcador en el adiós definitivo. Esa fractura de lo audible tornó en una gran ovación al concluir los citados 60 segundos.

Los sectores de Malaka Hinchas y Frente Bokeron, las peñas más numerosas del equipo, desplegaron en la grada su particular despedida. "DEP JC Pérez, malaguista ejemplar", decían desde la curva. Con un enorme crespón negro el mensaje del Frente era "JC Pérez, los de Fondo no te olvidan".

Un tímido "José Carlos, José Carlos" acompañó el inicio del partido. Tras el susto del Mallorca, el equipo se rehízo y pudo brindarle la ansiada victoria. Weligton, con Sergio Sánchez a su derecha y Eliseu a su izquierda, se retiraron del césped portando una camiseta blanquiazul con su nombre. "Yo ahora me siento con mucha más responsabilidad de llevar a cabo el proyecto de José Carlos aquí", concluía Pellegrini.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios