Sevilla-Atlético, revancha pendiente

El Atlético de Madrid, único equipo que puede ya complicar la marcha del Barcelona hacia el título de la Liga, tiene hoy una importante prueba para comprobar que es capaz de ello, pues se mide en el Sánchez-Pizjuán a un Sevilla en el mejor momento de la temporada.

Aún reciente su intenso, potente y emocionante cruce de los cuartos de final de la Copa del Rey, los dos vuelven a cruzarse de nuevo para competir por una victoria trascendental, para la Liga en el caso del equipo madrileño y para la Champions en el andaluz. No es una eliminatoria directa como entonces, de la que salió vencedor el Sevilla con dos triunfos, tanto en la ida en el Wanda Metropolitano como en la vuelta en el Sánchez-Pizjuán hace un mes, pero sí es indudablemente decisiva para sus ambiciones en la Liga, porque los dos ya no tienen margen de error para alcanzar sus metas.

Ni el Atlético, ante siete días definitivos para sus opciones de pelearle el título al Barcelona, del que le separan siete puntos y al que se enfrenta el domingo siguiente en el Camp Nou, previo paso por el choque inmediato en Sevilla y por el duelo del miércoles en su casa con el Leganés. Ni el Sevilla, quinto en la clasificación, también a siete puntos de su objetivo de la Liga de Campeones, que ahora marca el Valencia; ganador de sus dos últimos encuentros en el campeonato y protagonista de dos de las cuatro derrotas que ha sufrido el equipo de Diego Simeone en sus 38 partidos de esta temporada.

Una de las dudas que se plantean es si el once tipo que ha encontrado Montella, que lo juega casi todo, podrá aguantar tan exigente calendario. Para hoy, Montella tiene a todos sus jugadores en condiciones de participar, salvo el lateral Corchia.

Enfrente, el Atlético aún cree en la Liga. Sin salirse del partido a partido, pero también sin renunciar a nada, subido en una racha de seis victorias consecutivas entre todas las competiciones, con 12 goles a favor y sólo uno en contra, y cuatro seguidas en el campeonato. Ese rendimiento defensivo es un valor incalculable para el equipo rojiblanco, como lo es también su ataque con Griezmann, con cinco goles y dos asistencias en los últimos siete encuentros, y Diego Costa, los dos de vuelta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios