unicaja

Sigue en el mercado

  • Los primeros partidos de pretemporada recuerdan carencias interiores y exteriores · De cara al exterior se da por cerrada la plantilla, pero se siguen rastreando jugadores interesantes

Comentarios 4

El balance de pretemporada del Unicaja a falta de un partido, el próximo miércoles ante el Estrella Roja en Moncada, es solvente (cinco victorias, Copa Andalucía incluida, y dos derrotas) pero las sensaciones no son tan buenas. No es un calentón por la horrible imagen ofrecida en el Palais des Sports de Pau, donde un equipo recién ascendido a la primera división de Francia y sin algunos de sus americanos dejó a los cajistas en sólo 55 puntos. Estaba, además, el atenuante de la fatiga física acumulada durante el trabajo en Viella.

Pero existen defectos estructurales en la plantilla que ya se atisbaban cuando ésta terminó de confeccionarse. Y los técnicos y la dirección deportiva los están constatando en los primeros compases de la pretemporada. Es un periodo de observar más allá de las estadísticas y los números. Y aunque la versión oficialista es la pronunciada por el presidente, Francisco de Paula Molina -"la plantilla está cerrada"-, la realidad es otra.

Es por ello que el Unicaja continúa rastreando el mercado con insistencia. La negativa de la presidencia al fichaje inmediato de Hrvoje Peric, cedido en el Benetton tras ser comprado al Zadar, para dar cabida a los canteranos Freire y Lima no esconde las deficiencias. El Clínicas Rincón sigue sin cerrar el fichaje de un cuatro que complete la plantilla. La opción de bajar a Lima está latente. Peric, por cierto, lleva un promedio de 13 puntos en los cuatro partidos de pretemporada que ha disputado con el equipo trevisano desde que fue cortado y no disputó el Mundial con Croacia. Aíto aún realiza pruebas, pero en el juego exterior se echa en falta más lanzamiento aparte del de Tripkovic y en el interior más centímetros. Y no sobraría algún kilo.

Los puestos de dos y cinco son los que más se miran. Hay más escoltas que pívots puros. Juan Dixon estuvo apenas un mes en Málaga, pero su hechizo aún dura en muchos miembros del club. En febrero cumplirá su año de sanción impuesto por la FIBA por consumo de un esteroides. En una situación un tanto desconcertante, sí podría jugar hasta entonces en la NBA. De hecho, se le ha vinculado a Lakers, Cavaliers (entrenó durante varios días en agosto con la franquicia de Ohio) o Wizards en los clásicos rumores veraniegos. Sigue ejercitándose en Baltimore, en algunos duelos con otros jugadores de la mejor liga del mundo. El Unicaja, ya lo declaró durante el verano Francisco Molina, estaba pendiente de su situación. Se esperaba una sanción más suave que el año que finalmente cayó. Es difícil que sea Dixon, el perfil es ése. La opción de bajar a Lima al Clínicas dejaría una plaza libre de extracomunitario. A finales de octubre queda libre un remanente de jugadores que queda cortado antes del inicio de la NBA.

En cuanto a la posición de pívot, la idea de comenzar a dar minutos a Freeland en la posición de cuatro permanece latente. Aíto tiene dudas, aunque ante el CB Granada en Puente Genil ya lo colocó en esa posición. Las reticencias del entrenador con Giorgos Printezis y Guille Rubio le hacen barajar esa opción. La marcha del equipo en el arranque de la competición desde el próximo fin de semana determinará, evidentemente, si se acometen más refuerzos. Para ello, existe un remanente que se podría utilizar si la marcha no es la esperada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios