Los Tiburones buscan el ascenso

  • El equipo quiere poner en Oviedo el colofón a una magnífica temporada Debutan esta tarde frente al San Lázaro, rival más fuerte del grupo, tras cruzar España por carretera

Ha llegado la hora. Los Tiburones de Málaga tienen ante sí la oportunidad histórica de conseguir el ascenso a la máxima categoría del béisbol nacional. Para ello, deben proclamarse vencedores en el Campeonato Nacional que arranca hoy en Oviedo o bien quedar segundos, lo que le daría opción a jugar una promoción contra el penúltimo clasificado de División de Honor.

El torneo cuenta con ocho equipos que se dividen en dos grupos y los dos mejores de cada uno pasarán a semifinales. Los Tiburones se verán las caras en esta primera fase con el CBS Gavá, Lobos Surfances de Cantabria y CBS San Lázaro de Asturias, primera piedra de toque para los malagueños y equipo al que el entrenador de los mismos, Miguel Padrón, señala como el rival a batir: "Según las estadísticas, el equipo más fuerte es San Lázaro, por lo que es vital conseguir la victoria en el debut".

Ante esta situación, los Tiburones no reservarán nada. "Iremos con nuestro mejor pitcher en el primer partido, no queremos correr riesgos", comentó Padrón. El segundo partido será frente CBS Gavá a partir de las 11 de la mañana del viernes, mientras que el duelo frente a los cántabros será a las 17:00 del mismo día.

En el otro grupo, se disputarán las dos plazas para semifinales el CB Barcelona, CBS Rivas de Madrid, Druidas BC y Sevilla Red Sox, siendo "Madrid y Barcelona los máximos favoritos para ocupar las dos primeras posiciones". Una vez concluidos los partidos de la primera fase, el sábado se disputarán ambas semifinales, dejando la gran final para el domingo.

El equipo llegó ayer sobre las 22:00 horas a Oviedo tras pasar todo el día en la carretera, por lo que uno de los grandes enemigos será "el cansancio". Además, el equipo cuenta con hasta tres bajas importantes, sobre todo la del catcher italiano Alberto Varín, que regresó a su país por motivos personales. A pesar de ello, en palabras del entrenador de los Tiburones, "la idea es ganar y aprovechar esta gran oportunidad. Es tiempo de hacer lo que mejor sabemos y dar una alegría al deporte malagueño Los jugadores están muy tranquilos".

Hay que recordar que los Tiburones han podido viajar hasta Oviedo para disputar este Campeonato Nacional gracias al apoyo final de Clínicas Rincón, fruto del gran trabajo realizado durante esta temporada por el conjunto que dirige Miguel Padrón, que ha puesto a Málaga dentro del mapa deportivo de una modalidad que lleva más de 30 años abriéndose camino en la provincia.

Cinco partidos son los que separan a los Tiburones de ascender a la máxima categoría del béisbol español, algo casi impensable al principio de la temporada. El sueño empieza hoy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios