"Tiro con rabia pero la bola no va"

  • Borja Vivas afrontará un nuevo tratamiento las próximas dos semanas para llegar bien al Campeonato de España "La parte mental ya está solventada", confiesa el lanzador

Borja Vivas se encuentra en la parte más importante de la temporada y, lamentablemente para él, el psoas no le está dejando competir a un buen nivel. Lleva varias semanas luchando contra esta lesión y afronta en los próximos días un periodo clave para poder estar con los mejores en el Campeonato de España y el Mundial.

El malagueño, que se declara "optimista", explicó a este periódico cuáles son sus sensaciones al lanzar: "Se me ha bloqueado el psoas y eso me obliga, inconscientemente, a cambiar el gesto cuando lanzo y no logro estirar bien la pierna, por lo que se me carga el sóleo y el cuádriceps".

En la reciente Reunión de Madrid, Vivas fue aconsejado por los fisios de la RFEA "con una serie de gestos entre tiro y tiro para relajarme, pero era muy complicado con tanta tensión". En dicha competición se vio a un Borja que no paraba de gesticular entre lanzamiento y lanzamiento, a causa de "la frustración por querer llegar lejos que por el dolor. Con 20,20 o 20,30 estabas ahí arriba. Antes me veía arriba y ahora, que me dejo la vida, no llego".

El atleta del CAM descansará esta semana, "en la que tenía previsto ir a un meeting en Barcelona" y la dedicará "a descansar", algo que no le ha resultado difícil decidir. "Estamos en la parte bonita e importante de la temporada, en la que tenemos por delante el Campeonato de España y el Mundial. Ahora nos jugamos mucho", asevera Borja.

Durante las próximas dos semanas, el actual campeón de Europa al aire libre, trabajará "a diario con los fisios", en sesiones que durarán "entre una hora y media y dos" y que, como el lanzador indica, se basan en "masajes poco agradables y estiramientos". Además, Borja tendrá que seguir con el tratamiento en casa. "Mucho hielo y mucha manta eléctrica, que ahora en verano no se lleva muy bien", declara entre risas.

El atleta entrenado por Tomás Fernández, a pesar de "la situación diferente" que vive en las últimas fechas, ya tiene entre ceja y ceja los próximos objetivos: "Quiero quitarme la espina clavada en el Campeonato de España y hacer la marca mínima olímpica (20,50 metros) lo antes posible". Para acabar la temporada estará en el Mundial de finales de agosto, pero antes tiene que "dejar atrás las molestias" para volver a estar peleando con los mejores lanzadores del mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios