El Tour, un sueño posible

  • Luis Maté está entre los 15 preseleccionados por el Cofidis para la ronda gala

El marbellí Luis Ángel Maté sigue subiendo escalones en su carrera profesional. Consolidado en la élite, el sueño de todo ciclista, el Tour, aparece en el horizonte el próximo verano. De momento, es sólo una posibilidad y tendrá que ganárselo en la carretera en este primer tramo de temporada. Pero es sintomático que esté en la lista de 15 ciclistas preseleccionados por su equipo, el Cofidis, para correr la Grande Boucle. De ahí saldrá el nueve definitivo de la escuadra francesa. Maté está entre ellos.

Para ganarse la plaza, Maté tendrá un calendario cargado en los primeros meses de temporada, el final del invierno y la primavera que tanto le gusta al marbellí. Empezará con la Challenge de Mallorca y Vuelta a Andalucía; después tomará parte en París-Niza o Volta a Catalunya. Y después, la traca: Vuelta a Castilla y León, Flecha Valona, Lieja-Bastogne-Lieja, Vuelta a Asturias y Vuelta a Madrid. “Tenía ganas de hacer calendario español, así que me apetecen mucho las carreras que ha escogido la dirección del equipo para mí”, asegura el ciclista marbellí, que en los últimos años no se prodigó demasiado por las carreteras españolas en tramo competitivo, ya que tras dar el salto al profesionalismo con el Andalucía firmó con el Diquigiovanni italiano y ahora milita en un equipo francés.

Maté se entrena estos días por Málaga, una zona que considera la mejor de la Europa continental para trabajar. Piensa que no se vende adecuadamente el paraíso para el ciclista que es la provincia. “Málaga es la orografía perfecta, inmejorable para practicar el ciclismo. Está Sierra Bermeja, la de Ronda, la de Grazalema, la de los Montes... Todo en un radio de no muchos kilómetros”, dice Maté, que cuenta cuál fue su entrenamiento de ayer: “Hay puertos de una envergadura alucinante, que no tienen nada que envidiar a uno de una gran vuelta. Por ejemplo, hoy –por ayer– subí el Puerto de Peñablanca en Estepona. En 20 kilómetros se sube de 0 a más de 1.100 metros. Y lo peor es que en no se conoce y no se sabe vender. Un Ayuntamiento cualquiera de la zona podría explotarlo, no hay oportunidades mejores que dar a conocer esa zona. Es una paraíso ecológico, con pinsapos y bosques. Ver ahí una gran vuelta sería un espectáculo impresionantes. Por desgracia no lo sabemos vender. Hacía 14 grados en la cima, eso no lo hay en ningún sitio en Europa. Mis compañeros alucinan cuando se lo cuento y les mando fotos”.

Maté se ejercitará en Marbella hasta el día 6, cuando se irá a Oliva (Valencia) hasta el 20 de enero, en una nueva concentración con el equipo. Tras ello volará a París a la presentación oficial de Cofidis. Poco después, el debut en Mallorca. “Llevo desde la Vuelta sin correr, así que tengo ganas”, dice, mientras se recupera de una fisura en la costilla: “Ya estoy haciendo fondo, lo que pasa que va muy despacio y no es un gran fastidio, pero tampoco te deja ponerte de pie o respirar con intensidad. Hago bastante fondo, pero sin intensidad”.

Maté habla de esa posibilidad de correr el Tour. “Somos 15 y de ahí saldremos nueve. A ver cómo se desarrolla la temporada. Si no, iría a la Vuelta, pero las dos en ningún en caso, porque con los Juegos hay una semana menos de recuperación”, asegura el marbellí: “El Tour es el Tour, es la mejor carrera del mundo. El poder llegar a los Campos Elíseos debe ser algo impresionante. Pero la Vuelta sería también un gran premio. Me gusta el recorrido que se vislumbra, es espectacular por los tipos de recorridos y correr en casa motivación extra”.

Antes, la Vuelta a Andalucía. “Desde 2009 no la corro y, a pesar de la costilla, quiero estar competitivo”, termina Maté. El Tour espera a finales de junio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios