Málaga c. f. | borussia dortmund · xxv trofeo costa del sol

Tristes bodas de plata"La letra del himno es de las mayores cursiladas que leí"

  • Ausencia Apenas mil espectadores se concitaron en las gradas para presenciar la vigesimoquinta edición del torneo local Novedad El Borussia Dortmund se estrena en el palmarés del Costa del Sol tras vencer con un solitario gol a los dos minutos Salva expresó con gracia y vehemencia su opinión en contra de la propuesta del COE retirada ayer

Comentarios 7

No es agradable ver a apenas mil seguidores, muchos de ellos alemanes, en las bodas de plata del Trofeo Costa del Sol cuando antaño el viejo Martiricos rebosaba. Cuenta José María Arrabal, director de Marketing del club, que esos son algunos de los recuerdos más gratos que siempre guardó del fútbol en Málaga. Está afanado el malagueño en recuperar el fulgor de uno de los torneos con más solera de todos los de verano (cosa que le honra) porque no concibe su paso por la entidad sin que ésta enraíce en cada vecino de Málaga. La de ayer, la edición número 25, se la adjudicó el Borussia Dortmund tras un gol tempranero. Se culminó con derrota una de las ediciones más accidentadas con una triste presencia en las gradas, pero que seguro supondrá un punto de inflexión en la historia del prestigioso torneo.

No corren buenos tiempos para los torneos veraniegos, en decadencia en los últimos tiempos. El Estrella Roja ganó el Costa del Sol en 1973. En su propia web aún le dan una gran repercusión por ser uno de los pioneros en España; en su museo luce lustroso junto a títulos como la Copa de Europa o la Intercontinental (es el único equipo serbio que ha conquistado ambos títulos) en una sala repleta de trofeos, banderines que cuelgan del techo y carteles de partidos. El vencedor del año pasado, el Nacional de Montevideo, no puede decir lo mismo. A la hora de embarcar para volver a Uruguay, el trofeo, de grandes dimensiones y precioso, no pudo ser facturado, así que se quedó aquí, y nadie mandó a recogerlo posteriormente. Valga la semblanza para dar fe de cómo se ha manifestado en Málaga esta pérdida de interés.

Que nadie olvide que este torneo fue capaz de traer a La Rosaleda a mitos como Pelé, Eusebio o el propio Viberti antes de empezar a escribir su historia en el C. D. Málaga. La escasa presencia de aficionados anoche hizo vanos los intentos de seguir revitalizando el torneo, aunque sonó a lección magistral para aprender y hacerlo lo mejor posible para la próxima edición.

La de la bodas de plata estrenó el palmarés del conjunto bávaro en la competición y amplió a dos los años que hace que el Málaga no deja el trofeo en casa. En 2006 el Newcastle fue la última víctima blanquiazul.

El contexto deportivo habló de un Borussia de Dortmund testando sus fuerzas para mejorar sus prestaciones en la Bundesliga (seguramente sea válida para el futuro la opción de disputar el trofeo en invierno contra uno de los múltiples visitantes de la Costa del Sol). Actualmente es décimo, lejos del lugar que merece su historia, pero un rival de enjundia de todos modos (Thomas Doll alineó en la primera parte a su once de gala). Lo demostró desde el inicio, merced al fuerte ritmo que imprimió y que ya en el minuto 2 se tradujo en un tanto que pilló frío hasta a Arnau.

Muñiz tiró del once copero, que se mostró frío y discontinuo y, a medida que el asturiano fue dando entrada a juveniles, se volvió más animoso, aunque no efectivo. Tres juveniles, Juanma, Manu y Orozco, que cumplieron dignamente, vistieron la camiseta del primer equipo. Peláez, el filial, arrancó como titular junto a Gerardo. Luego actuó también Javi Ramos.

Si el Málaga fue de menos a más, al contrario le sucedió al Borussia Dortmund, que en la primera parte gozó de numerosas aproximaciones. Arnau actuó más que los dos guardametas que alineó Thomas Doll, y se pudieron ver hasta tres tiros al larguero, dos del Borussia Dortmund y uno de los blanquiazules (curiosamente en un lanzamiento de falta que botó Sandro, a quien siempre se le acusa de falta de fe a la hora de buscar la portería rival).

El entrenamiento de lujo promulgado desde el Málaga y el rodaje perfecto para los alemanes dejó en un segundo plano que el partido seguía correspondiendo al Trofeo Costa del Sol. Eso sí, cabe realzar a los pocos que estuvieron en la gradas, especialmente sonoros en la segunda mitad (cómo no, otra vez con intensidad desde Malaka Hinchas) para demostrar que muchos siguen pensando que el espíritu de este torneo sigue teniendo mucho que decir. Ojalá sea ya desde la próxima edición.

3

Tan sólo cinco días ha durado la letra propuesta por el Comité Olímpico Español (COE) para el himno nacional. Pocos minutos antes de que se hiciera oficial su retirada, Salva, el futbolista español que expresa con más vehemencia sus fuertes convicciones patrióticas, fue tajante y gracioso a la hora de enjuiciarlo: "Mi opinión es personal es que es de las mayores cursiladas que he leído".

Una declaración nada sorprendente en el zaragozano, que esgrimió sus razones para dicha catalogación. "Ha salido por una cuestión deportiva y parece como si fuera necesario cantarlo para un partido deportivo. Para mí un himno nacional tiene que representar otros conceptos. Este parece que habla incluso de Heidi en el monte [en alusión al extracto en el que la letra habla de verdes praderas]", manifestó.

Salva, que espetó un lacónico "normal" al ser informado de que la propuesta de letra tenía las horas contadas, estimó que no es trascendente el hecho de que se pueda poner lírica al himno de España. "Personalmente, mis valores, mis sentimientos y mi respeto no van a variar porque tenga letra o no. Habrá quien diga que ya tiene y otros dirán que no, todos están opinando", concretó el delantero blanquiazul.

Más serio se mostró a la hora de valorar las molestias en su gemelo izquierdo. "No creo que haya problemas para jugar el domingo. Los jugadores queremos estar lo antes posible, pero ya estamos echando el freno de mano. No me gustaría perderme el partido de Tenerife por los goles que estábamos teniendo", señaló el máximo goleador del Málaga, que tanto ayer como el martes se dedicó a hacer carrera continua y ya ayer por la tarde empezó a incrementar la intensidad del trabajo.

Dado su buen momento, ahora menos que nunca le haría gracia tener que salir del equipo. "Me está pasando lo típico de un delantero, hay momentos en que tienes gol y momentos en los que no. Ahora llevo unas semanas haciéndolos y esperemos que siga y que las lesiones lo permitan", señaló Salva, que mantiene que no fue falta la acción en la que vio su cuarta tarjeta amarilla y que el club recurrirá al Comité de Apelación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios