Unicaja, siempre ahí

  • El equipo malagueño, centro de comentarios en la Copa pese a su pronta eliminación · Se decide en las próximas horas si se acomete un refuerzo · El escolta francés Evan Fournier, una opción de futuro

Comentarios 4

El Unicaja abandonó pronto la Copa del Rey, pero su nombre siempre está activo. Se ha celebrado su vuelta a la competición, en la Liga conviene tener al alza a un club de la trayectoria y del empaque del malagueño. Lástima que la vertiente deportiva no haya acompañado esta vez. Pero el Unicaja está siempre en el candelero, es frecuente tema de conversación en los corrillos baloncestísticos. Es un foro de reunión del mundo de la canasta, no sólo española, sino también europea e incluso de la NBA. Ya se comentaba ayer en estas páginas la repercusión de Joel Freeland, uno de los bocados más apetecibles para las franquicias norteamericanas de los jugadores que han desfilado por Barcelona.

El Unicaja es también fuente de rumores y especulaciones. Es uno de los clubes que conserva mejor reputación a la hora de abonar y respetar los contratos firmados, lo que atrae a agentes de toda Europa. El director deportivo, Manolo Rubia, tuvo varios encuentros mientras estuvo en Barcelona en el Juan Carlos I, centro neurálgico de los equipos y autoridades. Tanto él como el presidente, Eduardo García, han representado al club estos días.

El banquillo del Unicaja es uno de los temas estrellas. Desde el club no se han mostrado fisuras hasta ahora a la hora de respaldar a Chus Mateo, pero para la inmensa mayoría de los entrenadores es una plaza apetecible de cara a la próxima temporada. Y los agentes multiplican sus ofrecimientos. Uno de los que suspira por el banquillo del Unicaja es Joan Plaza, que se había tomado el duelo de cuartos de final como una manera de reivindicarse.

Pero el Unicaja no gasta tiempo ahora en ello, sino en levantar el vuelo en los encuentros en los meses que quedan de competición. El equipo vuelve hoy a trabajar después de un fin de semana de desconexión por la triste derrota ante el Banca Cívica. Son momentos duros y en el club hay un debate abierto sobre la posibilidad o necesidad de cambiar jugadores para relanzar una situación que amenaza con enquistarse. Hace falta un revulsivo sobre la pista y quizá haya llegado el momento de acometer un esfuerzo tras no hacerlo cuando se lesionaron Darden o Freeland. Entonces la buena dinámica permitió salvaguardar al equipo y la hucha. A lo mejor toca abrirla, es lo que se decide en estas horas en Los Guindos.

La prioridad es el presente, pero no se deja de trabajar en el futuro. Y el Unicaja intenta moverse para acometer futuras contrataciones que garanticen el relevo. Uno de los nombres que más ha sonado en la Copa es el de Evan Fournier, un joven jugador del Poitiers francés. Un escolta de 1.97 metros y de sólo 18 años y que está muy bien considerado por los mejores clubes del continente. Según se comenta, el Unicaja es uno de los que más de cerca le ha seguido. Es público que el director deportivo, Manolo Rubia, suele viajar a Francia porque es un mercado con jugadores interesantes, con características particulares y buenos físicos. Fournier es uno de los muchos nombres en los que se trabaja la dirección deportiva cajista, a los que se le hace un seguimiento continuo.

Pero ahora toca presente, decidir si hay que fichar y a quién. Un jugador exterior con capacidad anotadora es la primera idea. El Unicaja ha tardado en volver a la Copa que se cerró ayer la pretensión es que no vuelva a repetirse una ausencia de este calibre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios