Estados Unidos, en el horizonte de los cuartos de final

  • La derrota ante Lituania aboca al equipo español, si no hay más sorpresas, a unos cruces temibles

El formato del Mundial de baloncesto de Turquía permite errores en la primera fase, pero España ya los agotó ayer y, de entre todos los caminos posibles que llevan al oro, ahora deberá tomar el que tiene más trampas.

La derrota ante Lituania por 73-76 tras desperdiciar 18 puntos de ventaja en los últimos 14 minutos de partido es la segunda del campeonato. Ya no podrá tener más el vigente campeón, que se aferra a lo que sucedió el año pasado, cuando logró la medalla de oro en el Europeo de Polonia tras caer dos veces en la fase inicial.

"Queremos luchar por las medallas, seguiremos luchando, el campeonato aún es largo", dijo tras el partido el técnico del combinado español, Sergio Scariolo.

Pero ya no caben errores. España necesita ganar hoy a Líbano y mañana a Canadá para viajar a Estambul, donde se disputa la fase final del Mundial, a partir de octavos de final, a eliminatoria directa.

No deberían ser tareas complicadas para España, que sumando los dos triunfos avanzaría, salvo grandes sorpresas, tercera del Grupo D detrás de Francia y Lituania, sus verdugos en Esmirna.

Eso supone un duelo muy duro en octavos, presumiblemente ante Grecia, ya a todo o nada. Y lo que podría ser peor. Por esa parte del cuadro va el primero del Grupo B, Estados Unidos. ¿Final anticipada en cuartos de final?

Eso aún parece lejano para un equipo con tres estigmas en este campeonato: los tiros libres, los rebotes defensivos y la continuidad en el juego.

España es el decimoctavo de los 24 equipos en porcentaje de acierto desde la personal, con un 66,3%. En el total de rebotes, ocupa el puesto 21.

La cuestión de altibajos es menos tangible, pero ante Lituania el equipo titular dejó a España 61-43. A partir de los cambios, el hundimiento, inevitable también con Juan Carlos Navarro, Marc Gasol y Rudy Fernández de nuevo sobre el parqué. "El equilibrio no siempre coincide con los mismos en la cancha", dijo Scariolo. Contra Nueva Zelanda, sin embargo, el despegue se produjo con el denominado equipo B.

España, de nuevo al borde del precipicio, como en Polonia. ¿Llegará otra vez el mejor rendimiento con la máxima presión?

"La experiencia del año pasado ha demostrado que el compañero sabe cómo actuar bajo presión. Da confianza saber que se puede superar. Cuando lo has vivido, no es lo mismo que suponer que el compañero sabe actuar. Lo han comprobado y te fías más, te sientes más seguro", dijo Scariolo antes de caer con Lituania.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios