Valladolid, otro gigante tumbado

  • El Clínicas Rincón desarbola a los pucelanos en una segunda parte espectacular (72-62)

El Clínicas Rincón hace normalidad de la gesta, de las victorias épicas. Ayer hincó la rodilla en Torre de Benagalbón el Club Baloncesto Valladolid, 25 años de historia en la ACB a sus espaldas. Cayó (72-62) demolido por la insuperable intensidad de los hombrecillos de Paco Aurioles, cuya trayectoria en su debut en la categoría de plata del basket patrio es intachable. Apenas comenzada la segunda vuelta de la competición, la permanencia es un hecho y el equipo vuelve al balance positivo (10 victorias y nueve derrotas), instalado en la aristocracia de la competición y tuteando a los gigantes.

Sufrió de inicio el Clínicas. Básicamente, durante toda la primera mitad. Padeció la asfixiante defensa sobre Paulao, la piedra filosofal del ataque malagueño. Robert Battle, acaso el interior más temido de la categoría, hacía un buen trabajo de zapa sobre el fornido brasileño. Llevaban márgenes importantes (9-17, 13-25) los pucelanos. Pero Paulao es incontenible, quizá la apuesta más segura del universo LEB. Como martillo pilón ahí estuvo, mezclando con los triples de Mike Williams (seis) para sostener al equipo al descanso (28-34).

El tornado del Clínicas se adveniría durante la segunda mitad. Se llevó por delante todo lo que había enfrente. Más intensidad, un ritmo insostenible para el Valladolid. Más acierto, la puntilla para tumbar al hasta ayer segundo clasificado de la competición. Williams cerró el círculo con seis triples, Chylinski se apuntó a la fiesta desde los 6,25 y Paulao, con la ayuda de Navajas, hizo desaparecer a Battle para firmar su enésimo doble doble (16 puntos y 17 rebotes). Y ganó el Clínicas. Una rutina quizá no adecuadamente valorada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios