"Veo a este Málaga de cantera y me recuerda al de mi época"

  • Juan Rodríguez regresa por segunda vez a su casa y esta vez lo hace acompañado de otro ex: Adrián

Juan Rodríguez atiende a este periódico tras visitar a Filipe Luis en su casa. Cuenta el malagueño que su amigo es "un tío genial", que por eso casi todo el vestuario lloró cuando se lesionó de gravedad ante el Athletic. "Lo vi y casi me desmayo", recuerda. Ahora toca madera, pues poco antes les hicieron un reportaje a ambos por no haber caído lesionados en cuatro años allí. Pero ahora sólo piensa en volver por segunda vez a La Rosaleda tras su marcha hace casi un lustro.

"Me da la sensación de que me fui hace más de los cuatro años que llevo en Coruña... Es verdad eso de que pasan los años", relata el centrocampista, que no obstante se siente allí como en casa "gracias a que todo lo rodea el mar, la gente te trata como en Málaga y se come bien". "Ya hasta te acostumbras a la lluvia, pero sigo siendo Juan, no Xoan, ¿eh?", apostilla.

Vuelve Juan Rodríguez en un momento en que la cantera del Málaga está en ebullición. Él, que sufrió la desintegración de los canteranos en la época terminal del club, se alegra sobremanera: "Me recuerda a lo que vivimos nosotros, a esa época de juveniles, al ascenso de Tercera a Segunda. Ves este Málaga y claro que te acuerdas".

Para más añoranza, las circunstancias harán posible varios reencuentros. Sobre todo, con Juanito y Manolo, que vivieron con él la mejor época filial de la era contemporánea. "El fútbol hace que tengas que salir, pero también te reencuentra en Primera. Vivimos mucho juntos y ahora será bonito volver a encontrarse", dice en voz alta. Claro que, con esa terna de canteranos junta, se hará raro mirar a los banquillos y no ver a Antonio Tapia. "Él es el culpable de que nosotros juguemos en Primera", sentencia con rotundidad al recordarlo. No obstante, su trato con su actual técnico, Miguel Ángel Lotina, también ha alcanzado cotas similares: "Me siento muy cómodo con él. Con la competencia que hay me está haciendo jugar todo, así que me hace estar muy feliz". Más pena da la grave lesión de Filipe Luis, que parece haber deprimido al Deportivo en los últimos partidos. "Fue un palo muy duro. Lo echaremos de menos en el vestuario; espero que no sea así en el campo", señala.

Juan Rodríguez no bajará solo esta vez. Lo hará con Adrián, que el año pasado dejó huella durante su cesión en Málaga. "Es un partido un poco más especial porque tengo allí muchos amigos, la gente me trató muy bien el año pasado y los recuerdos son buenos. La plantilla ha cambiado un poco. Están bien desde hace unos cuantos partidos y además es difícil ganarles porque han empatado muchos encuentros y han ganado otros", manifestó ayer el delantero asturiano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios