Yuri trunca la felicidad del Betis

  • Aprovecha el despeje de Adán en el penalti para empatar en el alargue

Un gol tras el rechace de un penalti en el tiempo de prolongación, obra de Yuri, quien ya le había marcado un triplete en la primera vuelta del campeonato liguero al Betis, dio el empate a la Ponferradina (1-1) e impidió a los verdiblancos igualar con Las Palmas en el liderato.

Aunque los primeros acercamientos fueron bercianos, el conjunto que dirige Pepe Mel se hizo pronto con el control de la pelota y comenzó a acumular llegadas por medio, sobre todo, de Jorge Molina, que se encontró con Kepa tras un gran taconazo de Pacheco. También firmó un potente disparo desde la larga distancia que repelió el portero vasco.

A la tercera sí llegó la vencida y Molina halló el premio a su insistencia. El delantero bético, que aprovechó un mal despeje de Lucas tras un centro desde la derecha que envió Piccini, remató a bocajarro para poner por delante en el marcador a los suyos en el minuto 33. Al descanso, el cuadro sevillano se fue conservando su mínima renta gracias, también, a una gran parada de su guardameta, Adán, que repelió un cabezazo de Andy.

Tras el paso por el túnel de vestuarios arrancó una segunda mitad algo sosa y en la que el número de ocasiones con cierto peligro se redujo de manera considerable. La Ponferradina optó por hacerse con la posesión del esférico, si bien sus intenciones resultaron estériles en campo rival. Ello provocó que el Betis diese un paso atrás para defenderse sin mayores contratiempos de las acometidas de su adversario, empeñado en colgar balones sin demasiado acierto. La salida de Yuri, que sustituyó a Berrocal en el minuto 79, propició una inquietud justificada en las gradas del Benito Villamarín. Y no andaban desencaminados en sus temores los aficionados béticos, pues fue él quien, en la prolongación, anotó el tanto del empate tras un penalti sobre Acorán cometido por Bruno, que a su vez vio la segunda amarilla.

El delantero brasileño ejecutó la pena máxima raso a la derecha de Adán, que logró meter la mano con tan mala suerte que el balón quedó muerto para que Yuri, a placer, subió el 1-1 definitivo al marcador cuando quedaba menos de un minuto para la conclusión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios