Un acicate atlético y real

  • Las ganas de revancha el martes ante el Real Madrid y la movilización de la afición debate la mente de la plantilla entre la cita copera y la importante visita 'colchonera'

La derrota en el Santiago Bernabéu dejó una herida abierta, pero no a un guerrero moribundo, sino en pie y con ganas de revancha. El pueblo sufrió la afrenta y también clama venganza. La opción está a la vuelta de la esquina, este martes. Aunque sucede que antes hay otro partido, e importante de hecho, la visita de un Atlético de Madrid que se quiere reenganchar al vagón europeo de la mano de Diego Simeone, contratado como tótem y obligado a sumar desde ya para iniciar la vorágine positiva. Así que el jugador del Málaga vive días intensos, de compromiso por el choque liguero y sin poder abstraerse de la vuelta de la Copa del Rey. Los dos enemigos vienen de Madrid, pero cada uno a su tiempo y en su forma.

Antes de ponerse el cuchillo entre los dientes para buscar el milagro de acceder a los cuartos de final, llega otra historia bien distinta. Tres tropiezos enfangan la tarjeta reciente del Málaga, derrotas en Anoeta (3-2) y Valencia (2-0) y empate en la visita de Osasuna (1-1). Así que la reacción de los tres puntos se antoja más que balsámica para regresar a los puestos punteros. Como añadido, poder mandar al Atlético a ocho puntos y cortar la efervescencia de positivismo que ha traído el relevo en el banquillo.

No hay más que escuchar las palabras de ayer de Martín Demichelis para entender la dificultad de disgregar un encuentro de otro, tan inmediatos, tan importantes. "Siempre después de una derrota la sensación fea de perder me dura hasta el próximo partido, pero hay que quedarse con lo positivo del partido y con una mentalidad así pensando exclusivamente en el Atlético. Hemos demostrado que podemos jugarle de cara a cara en el Bernabéu al Real Madrid, nos tiene que servir para tomar confianza y ojalá podamos hacer un partido con capacidad de generar ocasiones de gol y evitar que el rival esté cerca de nuestro arco, sería positivo", señaló, mezclando casi inconscientemente la cita pasada y las dos futuras.

Además, la movilización de la afición para conseguir entradas y poder presentar un aspecto temible en las gradas de Martiricos ante el Real Madrid está cautivando a los jugadores de Pellegrini. Los que pasan por sala de prensa o los que son activos con su perfil de Twitter no paran de dar las gracias por ese runrún de remontada que se está creando en las calles. "Estamos al tanto de todo lo que va generando la gente, de las expectativas que hay y ojalá les podamos retribuir con una clasificación. Lo más importante de aquí al final de temporada es lo que pueda hacer el equipo y que, cuando termine la Liga, podamos levantar la copa brindando por haber alcanzado el objetivo", manifestó el central argentino embriagado de ambición.

Antes de eso está el Atlético de Madrid, choque que puede rebajar la euforia o amplificarla en función del resultado. Difícil por su historia, más por el cambio de entrenador. Simeone, viejo conocido también de Demichelis, al igual que su excompañero Falcao, transmite mucha motivación e intensidad a los suyos. Igualar esas dosis facilitaría la empresa y recordaría que es el camino a seguir para plantar cara al Real Madrid el martes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios