Fúbol

Y ahora la 'Champions'...

  • La victoria del Real Madrid en la Copa del Rey hace que los blancos crean en poder equilibrar la lucha de poder con su eterno enemigo mientras que el Barça se lame las heridas y espera la revancha.

Comentarios 34

"El Barcelona es batible", esas fueron palabras del alemánMesut Özil tras la conquista de la Copa del rey que ahora sirven para ilustrar el sentimiento del Real Madrid, capaz de equilibrar la lucha de poder frente a su gran enemigo.

El Real Madrid se cargó de épica para ganar la Copa por 1-0 tras un gol de Cristiano Ronaldo en la prórroga, y de pronto se dio cuenta de que puede llegar a ser tan grande como el Barcelona. El equipo de Josep Guardiola no es invencible, por mucho que lo pareciera.

Superados dos clásicos del maratón de duelos entre los dos grandes, ahora quedan los dos últimos. Y nada menos que en la Liga de Campeones, con la eliminatoria de semifinales.

¿Cómo llegan los dos equipos a la cita, que comienza el miércoles? Difícil calibrarlo. Como poco, el Real Madrid se reforzó anímicamente mientras el Barcelona se lame las heridas y sueña con que la cita llegue lo antes posible.

"Favoritos somos los dos porque los dos son de los mejores clubes del mundo. Pero ahora sabemos lo que podemos hacer. El Barcelona es batible", resumió Özil a la agencia dpa tras conquistar la Copa.

No es poca cosa para los blancos, que en los últimos tres años acumularon interminables derrotas que hicieron germinar algo parecido a un complejo de inferioridad en su vestuario. Parecía que el Real Madrid no podría ganar Barcelona en dos siglos.

Pero José Mourinho, su técnico, recuperó la autoestima de sus futbolistas en vísperas de la lucha por el trono europeo, que pasa por ganar las semifinales.

Zinedine Zidane, colaborador del entrenador portugués, también habló del rearme del plantel: "No es la victoria de Mou, sino la de todo el equipo. Es bueno psicológicamente antes de la Champions. Demuestra que se puede ganar al Barcelona".

El Real Madrid ya se sabe cómo llega a la cita, lleno de moral y autoestima, y con el aliciente de saber qué tipo de trampas tácticas preparará Mourinho para la cita. Pero, ¿cómo llega el Barcelona?

Por una parte hay dolor, como bien se pudo apreciar en los enrojecidos rostros de sus jugadores tras perder la final en el estadio de Mestalla. Pero también hay rabia, ganas de revancha, casi ansiedad por demostrar que son mejores que los blancos.

Al menos eso se desprende de los titulares que ofrecieron los periódicos de Barcelona. ¡A por la Champions!, proclamaron Mundo Deportivo y Sport.

De la gestión de esa mezcla de sentimientos, del dominio de las pasiones, dependerá su rendimiento en la final. Ese es trabajo para Josep Guardiola, su técnico, de nuevo exigido.

"El fútbol te da nuevas oportunidades y esperamos que la próxima sea nuestra", manifestó el lateral Daniel Alves.

También está por ver cómo llega físicamente un equipo que está jugando el tramo decisivo de la temporada con apenas 13 jugadores, entre lesiones y la poca confianza de los técnicos en el banquillo.

Se confirmó una nueva baja: el lateral izquierdo Adriano estará fuera de las canchas cuatro semanas por una rotura fibrilar en el aductor derecho, por lo que se perderá el duelo europeo.

Lo que es seguro es que se presenta una semifinal de Liga de Campeones que está llamada a hacer historia. Por lo pronto, el clásico del miércoles fue el más seguido en la historia del país con más de 14 millones espectadores pegados al televisor. Una cifra que promete quedarse pequeña ante lo que viene.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios