Fútbol sala l División de Honor Femenina

El año de la confirmación

  • El Campillos, que debutará en casa el 18 de septiembre ante el Alcorcón, busca afianzarse en su segunda temporada en la máxima categoría nacional con la base del equipo del curso pasado

Tras lograr la permanencia en su debut en la máxima categoría nacional del fútbol sala femenino la temporada pasada, el Club Deportivo Campillos buscará afianzarse en la División de Honor con la base de la plantilla que logró tal hazaña. Su capitana, Rocío del Valle, aseguró a este periódico que, en principio, las mismas jugadoras que lograron el objetivo de dejar al club campillero en lo más alto del fútbol sala español continuarán en el equipo. "Ahora estamos empezando a preparar la siguiente temporada, pero en principio seguirán todas", explicó Del Valle, quien añadió que en el caso de que se produzcan incorporaciones o bajas se conocerían en los próximos días.

Quien no seguirá con toda seguridad al frente del Campillos es su entrenador, el cordobés José Antonio González, Josan, que no ha renovado con el club para poder firmar por el Ategua de Castro del Río (Córdoba), conjunto masculino que ha militado esta temporada en Primera Nacional B. Por ello, el Campillos sigue a la búsqueda de un técnico, preferentemente malagueño, para empezar a planificar cuanto antes el curso 2010/2011.

A pesar de no tener cubierto el banquillo, el equipo naranja tiene previsto iniciar la pretemporada en breve, pues el inicio de la Liga ya tiene fecha concreta. La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) hizo público el pasado 26 de julio el calendario de División de Honor Femenina y el Campillos ya sabe quién será su primer rival. El recién ascendido Alcorcón visitará la cancha campillera el próximo 18 de septiembre. Después tendrá dos partidos seguidos fuera de su pabellón, ante el Femesala Elche y el Soto del Real, para recibir en la cuarta jornada al Atlético de Madrid Navalcarnero el 9 de octubre.

Por otro lado, los equipos con los que tendrá que luchar el Campillos para lograr la permanencia un año más son, según su capitana, los recién ascendidos Cidade de As Burgas, Alcorcón y Orvina, además del Zaragoza y el Soto del Real. "Los de arriba para nosotras no cuentan porque tienen mucho presupuesto. Hay un salto muy grande entre esos conjuntos y los equipos que llevamos pocos años en la categoría", señaló Del Valle.

Para la jugadora campillera, el secreto de que su equipo continúe en la categoría reside en la unión del grupo: "Nos hemos compenetrado muy bien y nos hemos unido tanto en las buenas como en las malas. Nunca he visto algo así en este club durante tantos años".

Y es que el conjunto malagueño tuvo que enfrentarse a varias dificultades la temporada pasada, entre ellas la de realizar los desplazamientos a los partidos de fuera de casa sin pasar la noche en un hotel. "Hemos tenido dificultades económicas para hacer los viajes. Han sido viajes de 12 horas, pero al final hemos logrado el objetivo", manifestó Del Valle, quien se quejó del escaso conocimiento que se tiene de su equipo fuera del municipio, a pesar de que juegue en la máxima categoría de su deporte: "Hay gente de la provincia que no sabe ni que existe el club. Sólo lo conocen los que están involucrados de alguna manera en el fútbol sala femenino".

En la localidad de la comarca del Guadalteba hay cantera suficiente de jugadoras que aseguran el futuro de este deporte en el pueblo. "Desde hace un año tenemos un equipo muy amplio de jugadoras. Además, algunas de ellas han jugado con el primer equipo", aseveró la capitana campillera, refiriéndose a Anita, María Pérez, Cristina y Sole, que han debutado este año.

Sobre el escaso reconocimiento que ostenta el fútbol sala femenino en España, Del Valle se mostró muy crítica: "Hay gente que prefiere patrocinar a un equipo masculino de inferior categoría antes que a nosotras, que estamos en División de Honor".

Por otro lado, Lorena Muñoz, portera del Campillos, entró en los anales de la historia tras convertirse en la primera malagueña convocada por la selección española absoluta. La del barrio de La Luz participó en la concentración anual que tuvo lugar en la Ciudad Deportiva de Las Rozas el pasado mes de abril y jugó los dos partidos amistosos que disputó La Roja ante Rusia. "Fue un orgullo para mí. Representar a España es lo más alto a lo que un deportista puede llegar. Estaba en un sueño y este año espero repetir", subrayó Muñoz, quien se vio "novata" ya que las demás jugadoras son habituales del equipo nacional: "Sólo una chica y yo íbamos por primera vez. Pero jugué toda la segunda parte de los dos partidos, así que los seleccionadores confiaron en mí".

Muñoz se encuentra en negociaciones con el Campillos para seguir en el equipo un año más, aunque su continuidad no está totalmente asegurada, pues tiene varias propuestas encima de la mesa. "Tengo ofertas de División de Honor, como la del Valladolid, y de División de Plata, pero mi prioridad es seguir aquí", concluyó la portera internacional.

5

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios