Golf l Dubai Dessert Classic

Dos años después, Jiménez

  • El churrianero vuelve a ganar en el Circuito Europeo después de una sequía prolongada tras derrotar en el desempate a Lee Westwood y promete guerra: "Los abuelos seguimos ahí, sabemos resistir"

Comentarios 1

Miguel Ángel Jiménez se adjudicó el título de Dubai Dessert Classic, torneo perteneciente al Circuito Europeo, tras vencer en un emocionante desempate final al británico Lee Westwood, lo que le devuelve a la senda del triunfo, el decimosexto de su carrera, tras dos años de sequía.

El jugador malagueño, más nervioso que en los días precedentes, completó la jornada con una tarjeta de 72 golpes, la misma que marca el par del circuito, y la también certificada por su rival inglés, actual número uno en la clasificación europea, tras un birdie que forzó hasta tres hoyos de desempate.

De este modo, y con Álvaro Quirós, finalmente sexto tras sus 75 impactos, y el tailandés Thongchai Jaidee -ambos colíderes en la previa junto a Westwood y Jiménez-, sin opciones tras completar una irregular tarjeta, se forzó al desempate de los segundos.

En las dos primeras tentativas, fue el golfista de Worksop el que tuvo la iniciativa con dos aciertos en el putt, ambos bien subsanados por Jiménez, aunque posteriormente fue el malacitano el que decantó la balanza a su favor en el tercero de los de desenlaces, lo que le reporta su primer galardón desde que alzara el último en 2008 con el BMW PGA Championship.

En su comparecencia posterior, Jiménez se mostró "pletórico" y "muy contento por haber vuelto a ganar", tras imponerse a Lee Westwood en el tercer hoyo de desempate. "Estoy pletórico, contentísimo. Es mi 22ª temporada en el Tour Europeo y estoy muy contento por haber vuelto a ganar, feliz. Esto demuestra que los abuelos seguimos ahí, nos vienen pegando codazos pero sabemos resistir", apuntó el veterano golfista español, feliz por el triunfo.

A su vez, Jiménez explicó las dificultades que tuvo en el desempate. "En el primer hoyo del play off lo vi un poco negro, se quedó la bola al borde del agua pero pegué un approach muy bueno para poder seguir. En el segundo no cogí calle, luego jugué la madera cinco y tuve que meter un buen putt desde cinco metros para seguir vivo", admitió el churrianero.

Asimismo, el malagueño comentó su último golpe, el que le dio el triunfo. "En el tercer hoyo, que jugamos el nueve, fallé otra vez la calle y los dos fallamos el green. Lee tenía un putt de dos metros y medio y yo de dos. Pensé que él la iba a meter pero la falló, yo vi mi bola derechita al hoyo y ha sido para mí", expresó con precisión.

Por otro lado, Miguel Ángel Jiménez señaló que el campo "estaba un poco más complicado que los otros días con las banderas esquinadas y brisa a rachas" y que al final la clave fue mantener "la calma" en esos momentos.

Por último, el golfista español fue cauto tras la victoria. "Es año de Ryder pero todavía está muy lejos, es cosa de largo plazo, de momento hay que tratar de concentrarse en cada semana y seguir jugando bien, lo bueno es que estoy exento en todos los majors", concluyó.

El otro malagueño en liza, Pablo Martín-Benavides, finalizó en el puesto 44 tras firmar una última tarjeta de 71 golpes y acabar el torneo con un impacto por encima del par del campo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios