Bilbao Basket - Unicaja · la previa

El antídoto está en Bilbao

  • El mes de noviembre está resultando negro para Unicaja: cuatro derrotas ya.

Ganar sólo dos de los últimos seis partidos ha metido al Unicaja en una dinámica peligrosa. Todos ellos en un noviembre negro que aún tiene que dar sus últimos coletazos. Bayern Munich, Montepaschi Siena, Laboral Kutxa y Olympiacos han dado buena cuenta de los cajistas. En el horizonte, Bilbao y Zielona, dos encuentros clave para enderezar los rumbos en ambas competiciones. Los de Joan Plaza, en su particular cruzada por recuperar al público del Carpena, han sufrido un estancamiento peligroso que amenaza con romper el ilusionante arranque de temporada. Las lagunas que ofrece el equipo en los minutos finales del encuentro ha costado demasiado. El pase al Top 16, donde los cajistas son ya unos habituales, se ha puesto más complicado de lo esperado. El margen de error es escaso y tocará sudar mucho en la cancha para estar presente un año más entre los mejores equipos del continente.

Por la Liga Endesa, el balance es algo mejor. Las derrotas ante Valencia y Laboral Kutxa empañan la trayectoria de los malagueños, que afrontan la visita a Bilbao como una buena prueba para comprobar el daño que le ha hecho la racha de partidos sin ganar que acumulan. En todos ellos hubo opciones de triunfo, pero la mala gestión de los minutos finales acabó dando al traste con las opciones de victoria que había sido capaz de fabricarse el equipo con un buen trabajo durante el resto del encuentro.

Plaza no tuvo dudas en recalcar cierta falta de actitud que se reclama para hoy en Miribilla. El rival, promete dar guerra. Su único triunfo se labró el pasado fin de semana ante el Barcelona. Hasta entonces, cuatro derrotas consecutivas para un equipo veterano y con bastantes amenazas. Germán Gabriel es una de las nuevas referencias en los hombres de negro, que han sufrido importantes bajas en verano.

En todas las quinielas destaca el nombre de Unicaja entre los favoritos, pero las dinámicas de ambos conjuntos permite imaginar un partido muy abierto en el que puede pasar de todo. Los malagueños no pueden permitirse caer en un pozo peligroso, y esperan acabar este horrible mes de noviembre de la mejor forma posible. Bilbao es el siguiente escollo antes de afrontar la final de Polonia. Estos dos triunfos son innegociables, para los de Plaza y para sus seguidores. No se puede fallar otra vez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios