2014, arranca una nueva era en la Fórmula 1

Cuando dentro de 62 días arranque la temporada de Fórmula 1 con los entrenamientos en el circuito de Jerez, los bólidos se parecerán muy poco a los que cruzaron la meta el domingo en Brasil. Para Sebastian Vettel será el inicio de la lucha por su quinto título consecutivo; para la Fórmula 1, una era completamente nueva. Tras una reforma radical, la clase reina del deporte del motor viajará en 2014 con nuevo sonido y nueva óptica.

"Es un gran desafío", dijo el jefe de Red Bull, Christian Horner, refiriéndose al principal cambio del reglamento: el regreso de los motores turbo ocho años después. "Es imposible predecir lo que seremos y veremos en Melbourne y la influencia que tendrán los motores", señaló en Sao Paulo con vistas a marzo. Desde hace ya tiempo, tanto Red Bull como el resto de equipos punteros trabajan febrilmente a puerta cerrada en el coche de 2014. El 28 de enero se sabrá en Jerez si las novedades aerodinámicas contribuyeron a alegrar la vista y el rugido del motor al oído.

"El motor desempeñará un papel decisivo", profetizó el jefe de deportes de Red Bull, Hemut Marko. "Simplemente el hecho de asegurar que las unidades de impulso trabajan de modo fiable es ya un desafío", dijo. Los propulsores V8 de 2,4 litros pasan ron mejor vida en Interlagos. A partir de la próxima temporada, los monoplazas serán impulsados por turbomotores V6 de 1,6 litros. Y a los cerca de 640 CV que tendrán los coches, habrá que añadirles la potencia adicional del KERS (Kinetic Energy Recovery System), que será de 160 CV para un máximo de 33 segundos.

"Lo utilizaremos para las clasificación, para las carreras, para adelantar, para defender la posición y para lograr la mejor vuelta al circuito", declaró Ron White, director de desarrollo de motores de Fórmula 1 de Renault.

Mercedes y Ferrari cuentan con ventaja por desarrollar ellos su coche y su motor. "Esto tiene una utilidad significativa", dijo el jefe de equipo de las flechas de plata, Ross Brawn. El motor no será la única característica decisiva, pero sí tendrá más influencia que en los últimos años. "El gran desafío será construir un coche fiable y rápido a la vez", opinó la jefa de Sauber, Monisha Kaltenborn, quien cuenta con que los mismos equipos ocuparán los primeros lugares de la parrilla debido a los "grandes recursos" de que disponen.

En lo referente al carburante también habrá cambios: cada coche dispondrá de 100 kilogramos de gasolina para cada carrera, 35 menos que en 2013. Otra de las incógnitas está en los neumáticos: Pirelli apenas dispone de datos valiosos y a los equipos les falta a su vez experiencia con las gomas de 2014. El jefe de deportes de motor de Mercedes, Toto Wolff, también está expectante: "No es ninguna exageración decir que 2014 traerá consigo el mayor cambio técnico en la historia de este deporte".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios