El atletismo, el primer deporte que verificará el sexo

  • La regla, derivada del caso Semenya, busca solucionar los problemas creados por el hiperandrogenismo, una anomalía genética por la que algunas mujeres tienen una sobreproducción de hormonas masculinas.

El atletismo se convertirá en el primer deporte en verificar el sexo de sus competidores. La IAAF anunció una nueva normativa para la verificación de sexos, una decisión derivada del caso de la atleta surafricana Caster Semenya. La regla, aprobada por el consejo del organismo en Daegu, entrará en vigor el 1 de mayo y está ideada para solucionar los problemas creados por el hiperandrogenismo, una anomalía genética por la que algunas mujeres tienen una sobreproducción de hormonas sexuales masculinas.

En el deporte, esa condición puede dar una ventaja competitiva sobre las rivales. "Una mujer con hiperandrogenismo, reconocida legalmente como mujer, podrá competir en competiciones femeninas de atletismo, siempre que tenga parámetros de testosterona por debajo del nivel masculino o, si los tiene al mismo nivel, con una resistencia que signifique que no obtiene ventaja competitiva", explica la IAAF. La IAAF (Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo) es el primer organismo en adoptar los planes esgrimidos la semana pasada por el ejecutivo del Comité Olímpico Internacional (COI) para los Juegos de Londres 2012. El COI pidió a las federaciones internacionales que siguieran sus directrices.

La verificación de sexo en competiciones deportivas saltó a todos los titulares con el caso de Semenya en el Mundial de Berlín de 2009. La surafricana ganó la final de los 800 metros el mismo día que se reveló que estaba siendo sometida a un test para determinar su género, debido a su aspecto físico y el rápido progreso de sus marcas. Semenya, que fue suspendida provisionalmente, recibió luz verde para volver a competir en 2010. La IAAF nunca hizo públicos los resultados del test.

La IAAF y el COI han trabajado estrechamente para establecer un reglamento sobre el hiperandrogenismo. Las atletas afectadas serán sometidas, según adelantó la IAAF, a un proceso médico confidencial de tres niveles para determinar su condición sexual. Un grupo de expertos médicos, designado por la IAAF, decidirá en cada caso sobre si se autoriza la participación de mujeres con hiperandrogenismo. En todo caso se observará estricta discreción. Una atleta que omita o se niegue al reconocimiento médico no podrá participar en competiciones, se dijo en la comunicación de la IAAF.

El proceder de la federación internacional en el caso de Semenya le reportó duras críticas. La atleta, entonces de 18 años, ganó el título mundial de la doble vuelta con la excelente marca de 1:55,45 minutos. Después, hasta julio de 2010, no pudo volver a correr porque su sexo no había sido constatado de modo inequívoco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios