La bomba en Barcelona estalló a la hora de comer

  • La expedición cajista conoció la destitución de Ivanovic en la sobremesa y suscitó reacciones diversas

El detonante fue las palabras de Dusko Ivanovic en la previa del partido. "Honestamente, no puedo hacer más con el equipo que tengo". La frase resonó en todas las esquinas del Palau y llegó a la planta noble del Camp Nou. La plantilla de los 22 millones de euros, y subiendo, el presupuesto que maneja el AXA Barcelona, no satisfacía al técnico montenegrino. Un envite que evidenciaba las diferencias con su otrora amigo, Zoran Savic, el director deportivo, con el que en su día acumuló títulos en la Jugoplastika de Split como jugadores.

El eco duró apenas unas horas, porque la ejecución llegó de manera fulminante a la hora del almuerzo. Seis horas antes del partido contra el Unicaja, Dusko Ivanovic dejaba de ser entrenador del AXA Barcelona. La web culé lo hacía oficial.

Y la noticia no tardó en llegar a la expedición del Unicaja, alojada en el Hotel NH Constanza, a apenas un kilómetros del territorio azulgrana. Los jugadores se habían retirado ya a las habitaciones a descansar para el partido mientras los técnicos y resto del personal comenzaron a recibir mensajes y llamadas mientras apuraban la sobremesa. Dusko Ivanovic no era ya entrenador del equipo catalán. Las reacciones fueron de incredulidad y de cierta desazón. Se contaba con un recibimiento hostil, con el rival hecho un manojo de nervios por la situación de tensión indisimulable entre el técnico, los jugadores y la afición. Todo cambió antes del duelo y las previsiones trocaron a una catarsis y una comunión más nítida entre público y jugadores.

Ivanovic había recibido el martes el respaldo del propio Joan Laporta, que bajó al vestuario en primera persona para transmitir tranquilidad al entrenador y la plantilla tras el revés en la Copa del Rey. 48 horas más tarde, con esas declaraciones de por medio, estaba fuera. La relación del montenegrino con sus jugadores era inexistente. Con ellos y con el resto de los profesionales alrededor de la plantilla. Apenas se comunicaba con el que es su relevo provisional, Xavier Pascual, su segundo. Circulan anécdotas de diverso pelaje sobre sus roces con jugadores. Tras caer eliminado de la Copa, hubo entrenamiento el sábado, domingo y lunes en doble sesión, martes por la tarde y miércoles otra vez en doble jornada.

Los jugadores del Unicaja conocieron la noticia al despertarse de la siesta y con ella completaron los cinco minutos de trayecto al Palau Blaugrana. El resultado de la movida ya lo saben.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios