Un bronce en juego

  • La selección española luchará por subir al podio ante Polonia y olvidar la amarga derrota en las semifinales

La selección española de balonmano deberá sobreponerse al varapalo que supuso la derrota encajada ante Francia en la semifinal para pelear hoy (13:30) con Polonia por bronce que premiaría el buen Mundial de los españoles. Una prueba de madurez para el equipo que dirige Manolo Cadenas, que ya conoce tanto la amargura que supone quedarse fuera de las medallas -acabó cuarto el Europeo de Serbia 2012-, como la alegría de subir al tercer escalón del podio, pues se colgó el bronce el año pasado en el campeonato de Europa de Dinamarca.

A los hispanos no les bastará sólo con una buena predisposición para poder doblegar a una selección polaca que ya ha dejado en el camino de este Mundial a equipos de la talla de Suecia, a la que derrotó en octavos, y Croacia, a la que venció en cuartos.

Como pudo comprobar el conjunto español en el amistoso que ambas selecciones disputaron en Oviedo días antes del inicio del campeonato, y en el que España se impuso por 33-28, se avecina un duelo en el que los centroeuropeos podrían dominar el marcador hasta mediada la segunda parte. En aquella remontada jugó un papel fundamental la decisión del preparador español de apostar en los minutos finales por una defensa 5-1 más abierta que acentuó los problemas en la dirección del juego su rival.

Ante la ausencia por lesión de Bartlomiej Jaszka, los polacos carece de un central nato. Esta circunstancia obligó a asumir la organización del ataque al lateral del extinto Atlético de Madrid Mariusz Jurkiewicz, uno de los más destacados de su equipo junto a Michal Jurecki, principal referencia ofensiva de los eslavos.

El menor de los hermanos Jurecki, autor de nueve tantos en la semifinal ante Qatar, no será, sin embargo, la única preocupación de España, que también deberá vigilar al pivote Kamil Syprzak, quien ya causó estragos en el amistoso de Oviedo.

Será un compromiso muy exigente para los españoles en el apartado defensivo, en el que finalmente sí estará Viran Morros pese a las brechas que sufrió en la ceja, pómulo y lengua en el partido ante Francia. "Para romper su sólida defensa tenemos que jugar más rápido, no podemos ir tanto al contacto, porque físicamente son muy fuertes.

Tenemos que ser más listos, más rápidos y eso a veces no lo estamos logrando. Nos ha faltado en ocasiones un poquito más de fluidez en la circulación de balón", advirtió Cadenas. A dicha fluidez los hispanos deberán añadir la efectividad en el lanzamiento si quiere superar al guardameta Slawomir Szmal, elegido mejor jugador del mundo en 2009.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios